las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

Un, dos, tres… splash

Así de bonita luce nuestra cocina desde hace unas semanas gracias a la pequeña artista de la casa y a una tarde jugando con globos y pintura herunterladen.

La idea original era pintar explotando globos de agua, esta vez rellenos de pintura, contra el papel icloud herunterladen für iphone. Yo me encargué de preparar los globos con una Lola impaciente por empezar a tirarlos. Usé acuarelas y colorantes diluídos en un poco de agua herunterladen. Después de varios intentos, la mejor forma que encontré de introducir la pintura en los globos fue con una jeringuilla. Dos jeringazos de pintura de color intenso con el globo deshinchado y luego completar con un poco de agua recorder herunterladen. Aviso que estos preparativos me dejaron las manos completamente teñidas.

Colocamos papel contínuo en el suelo, quizá hubiera sido mejor una pared… pero apuntar al suelo me pareció un poco «más limpio» kindle books without wi-fi. Lola empezó a tirar los globos, y como yo no los había llenado mucho para que no tuvieran demasiada agua le resultó muy difícil explotarlos automatisch bilder herunterladen outlook. Alguno le costó muchos intentos… y además se empeñaban en explotar en cualquier sitio menos en el papel. Lo intentó subiéndose a una silla pero tampoco ayudó demasiado herunterladen. A pesar de que desde mi punto de vista fue una experiencia un poco fallida, a Lola le pareció muy divertido y me pidió algún globo más google play again.

Hoy, después de alguna otra experiencia con pintura, agua y papel contínuo de la que ya os hablaré, he comprobado que este papel es bastante resistente y podría haber llenado los globos muchísimo más, poniéndole así las cosas más fáciles a Lola bing images. Aún así, es un tema de fuerza, habilidad y experiencia, que bien con la edad o la repetición estoy segura que iría mejorando perfektform vonen.

De todo este proceso, con las prisas de los preparativos, no tengo fotos… pero de lo que vino después sí. Lola debió pensar que definitivamente ese papel necesitaba un poco más de pintura y ni corta ni perezosa, cogió los botes de cristal donde yo tenía preparado el concentrado de pintura y los vertió directamente sobre el papel.

Aquí fuí cuando salí corriendo a por la cámara, para capturar su cara de felicidad mientras se mojaba los pies en un baño de pintura multicolor.

Y de colofón, directas a la bañera que se tiñó de rosa… ¡qué más puede pedir una princesa!

September 4, 2011   13 Comments