las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

Música para soñar, «Light of Morning»

«Light of Morning», un conjunto de nanas para invitar al sueño, es el último trabajo de la cantante inglesa, afincada en Nueva York, Essie Jain. Animada por los comentarios sobre lo calmante y reconfortante de su voz, esta cantante indie se lanzó a la aventura de componer un disco entero de arrullos tras verse rodeada de nuevos padres que querían encontrar música relajante, a gusto de grandes y pequeños, para la hora de dormir.

Ilustración de Iker Spozio para la portada de «Light of Morning»

Essie es la autora de la música y las letras (salvo «Falling Asleep», escrita en colaboración con Patrick Glynn), pone su particular voz y también toca el piano, acompañada por un bajo, una guitarra y un xilófono. Las letras, todas ellas en inglés, son sencillas y tiernas, una invitación a acostarnos y contemplar un cielo iluminado por la luna y las estrellas, mientras todos los animales se van quedando dormidos. El disco recorre el camino hasta el sueño, haciéndose cada vez más suave y tranquilo, y terminando con un sonido instrumental tan sencillo como los latidos del corazón.

Después de escuchar las canciones en su myspace, puedo asegurar que «Light of Morning» es realmente relajante y arrullador, un sonido íntimo y lleno de paz. Sus canciones transmiten a la perfección esa sensación tan dulce de tener a tu niño en brazos y ver cómo poco a poco se rinde al sueño y cae dormido, justo lo que se espera de un disco de nanas. Merece la pena escuchar el resto de canciones de Essie que no pertenecen a este disco y que comparten el mismo aire tranquilo y hechizante.

Este es el vídeo, obra de la artista Carolina Melis, que acompaña a la nana que abre el CD, «It's a Big Wide World»:

Essie Jain — What A Big Wide World from Lightofmorning on Vimeo.

February 6, 2011   No Comments

Adios a María Elena Walsh

Este lunes murió María Elena Walsh, compositora, poetisa, escritora y cantante para niños y mayores. María Elena será siempre todo un referente cultural en su país Argentina y una de las figuras más conocidas en el mundo de la música infantil de habla hispana. Aunque había abandonado la canción hace años, sus temas no han perdido frescura, quizás porque siempre evitó transmitir una moraleja o conseguir que los niños se «comportaran bien», sus canciones son simplemente juegos llenos de humor e imaginación.

Hace tiempo hablamos de ella y hoy que ya no está, este es mi pequeño homenaje a su figura y a todas las historias locas que nos ha regalado con sus canciones: pájaros que nadan y peces que vuelan, tortugas enamoradas que viajan a París, teteras de porcelana que no se ven y leches que necesitan un sobretodo para entrar en calor, ositos que quieren tiempo de jugar que es el mejor y doctores manejando un cuatrimotor.

Qué mejor forma de recordarla que de la mano de la entrañable tortuga Manuelita, probablemente su canción más popular en Argentina. La podemos ver en este vídeo acompañada con imágenes de la película del mismo nombre que Manuel García Ferré llevó a la gran pantalla en 1999.

January 12, 2011   No Comments

Con zambomba y pandereta

Aunque ya haya pasado la Navidad, en España las fiestas navideñas duran hasta el 6 de Enero, día de Reyes… son los famosos doce días de Navidad, «the twelve days of christmas», que canta el villancico inglés. Así que en casa seguimos cantando villancicos. Y es que desde que pusimos el árbol de Navidad, no hemos parado. Nos pasamos el día cantando «Campana sobre Campana», «El tamborilero», «El chiquirritín», «La Marimorena»… Cantamos al levantarnos, mañana y tarde al lado del árbol, a la hora de la siesta y al irnos a dormir nos escuchamos toooodos los villancicos que tenemos hasta caer muertos de sueño… ¡quién diría que la Marimorena tiene efecto relajante!

Entre nuestros discos de villancicos están los heredados de cuando era pequeña, coros de niños con zambomba y pandereta. También nos gusta el sonido flamenco de Raya Real, con la alegría y el bullicio gitano. Y este año estamos descubriendo la tradición chilena de la mano de un grupo infantil al que le tenemos especial gusto, Mazapán. Sus villancicos tienen la misma calidad musical que el resto de sus discos. De temática religiosa, la mayoría son desconocidos en España y suenan estupendamente, con juegos de voces y percusiones. Lola se va familiarizando con ellos y ya tiene su preferido, coreando encantada «Esta noche bailaré, ja, ja, ja, ja, con María y con Jose, je, je, je, je». No he podido encontrar una versión de este último, pero aquí tenéis su villancico del burrito:

Y con los abuelos nos llegó una colección maravillosa de viejos vinilos navideños, con grabaciones de los años setenta. Sólo mirar sus portadas ya es una auténtica delicia…¡y hay hasta un disco rojo!

Y hablando de tiempos pasados, seguro que muchos recordaréis al grupo Parchís. En YouTube podéis encontrar todas las canciones incluídas en los dos discos de villancicos que realizaron. Esta es su versión de «Tan, tan», uno de mis villancicos favoritos de cuando era pequeña y que quizá sea de los menos conocidos fuera de nuestras fronteras.

December 30, 2010   5 Comments

Más música con Susana Harp

Susana Harp es una cantante mexicana que descubrí gracias a unas canciones que me grabó una mamá amiga. Nacida en Oaxaca, de padre libanés y madre mexicana, toda su carrera musical está enfocada a cantar a México, recopilando y difundiendo la riqueza musical de sus gentes y sus raíces. En este recorrido también le ha dedicado una atención especial a las canciones que las madres mexicanas han cantado durante siglos a sus niños a la hora del sueño.

Nada menos que cuatro años de trabajo de campo fueron necesarios para que en el 2003 publicara «Arriba del Cielo», una preciosa recopilación de arrullos, rondas, nanas y juegos que, como no podía ser de otra forma, está dedicada a su hijo. Cientos de entrevistas a lugareños y visitas a fonotecas dan como resultado un CD que contiene canciones en las seis lenguas indígenas más habladas en México.

«Koonex Koonex», un arrullo tradicional maya, es un ejemplo de como suena este disco:

Su letra en maya dice así:

Koonex, koonex, palexen,
xik tu bin, xik tu bin, yokol k ´in
¡eya! ¡eya! tin uok´ol
bey in uok´ol chichán pal
Koonex, koonex, palexen,
xik tu bin, xik tu bin yokol k´in
Koonex, koonex, palexen,
xik tu bin, xik tu bin, yokol k´in
le tun téechó´ x-mak´olal
yan tu kín a uok´ostik
koonex, koonex, palexen,
xik tu bin, xik tu bin yokol k´in.

que en español quiere decir:

Vámonos, vámonos niños ¡ya!
se va, se va ocultando el sol
¡ay! ¡ay! estoy llorando
así como llora un niño.
Vámonos, vámonos niños ya se va, se va ocultando el sol.
Vámonos, vámonos niños ya se va, se va ocultando el sol.
y entonces tu perezosa
algun día has de bailar.
Vámonos, vámonos niños ya se va, se va ocultando el sol.

Un buen ejemplo del sonido folklórico, dulce y tranquilo de todas estas canciones, casi desconocidas fuera de las fronteras de México. Cada canción es una delicia: preciosa y ligera la ronda zapoteca «Catarina Runngu», bellísimo el canto de amor náhuatl «Xikiyehua in Xochitl», dulce y soñadores los tamales de «Arriba del Cielo», relajante y más contemporáneo el sonido de «Dos Luceros» y «Azul silvestre«…y así todo el disco.

En su web, podéis escuchar un pequeño fragmento de todas las canciones de «Arriba del Cielo».

November 11, 2010   9 Comments

Feliz Halloween

Cuando yo era pequeña, en estas fechas en España no se estilaban los disfraces de brujas y diablos, sólo existía la celebración religiosa del día de Todos los Santos, ricos buñuelos en la mesa — que siguen siendo una tradición en casa- y para los mayores visitas a los cementerios. Hoy Halloween va camino de convertirse en una celebración tradicional más y huyendo de los aspectos más sangrientos y tenebrosos, quién se puede negar a disfrazarse un día y llenar la casa de telarañas, gatos negros y calabazas. Así que hoy 31 de Octubre, os dejo tres canciones terroríficas para conseguir una ambientación de miedo.

Las dos primeras están interpretadas por el músico y autor argentino Luis Pescetti, que aparece una y otra vez por este blog.

«El Vampiro Negro» es de las canciones más populares del repertorio de Pescetti. Canción anónima que recogió para su primer disco, al que dio nombre y que a los niños un poco más grandes seguro que les encanta:

Yo soy el vampiro negro, que nunca tuvo padres,
nací en una incubadora y solito me crié.

Escubidú, bidú, bidú bidú bidú…
escubidú, bidú, bidú bidú bidú…

Yo soy el vampiro negro, que nunca tuvo novia
y cuando tuve una ¡la sangre le chupé!

Yo soy el vampiro negro, que nunca tuvo coche
y cuando tuve uno ¡las llantas le ponché! (/las ruedas le pinché)

Yo soy el vampiro negro que nunca fue a la escuela
y cuando fui a una ¡a todos asusté!

Yo soy el vampiro negro, que nunca tuvo profe
y cuando tuve uno ¡los pelos le paré!

Yo soy el vampiro negro, que nunca tuvo casa
y cuando tuve una ¡de un portazo la tumbé!

Si quieren visitarme les doy mi dirección:
«Cementerio 13, tumba 22».

Este vampiro tuvo tanto éxito que Pescetti compuso después «La nueva canción del vampiro», que aparece en su cancionero y dvd «No quiero ir a dormir», con una letra muy divertida:

Un vampiro de dientes muy podridos
negro, peludo, muy feo y calzonudo.
¡No existe!
Una bruja volando en una escoba
que carga una bolsa para llevarte.
¡No existe!

Estribillo
¡No es cierto!, ¡no existe!,
me tapo los oídos,
no te escucho, es mentira,
es pura porquería,
lo que estás diciendo
no existe, estás mintiendo.
No te haremos caso,
Lara lero, di lo que quieras.

Entonces, esqueletos que salen de su tumba
haciendo mucho ruido de pura brujería.
¡No existe!
Un dinosaurio grande y peligroso
que está escondido y viene a atacarte.
¡No existe!

Y por último, una de nuestras favoritas, Vanessa Borhagian y su Telaraña, con su canción Halloween, llena de brujas narigudas con sombreros puntiagudos que ponen los pelos de punta. La podéis escuchar en su myspace.

Si os habéis quedado con ganas de más, en Ohdeedoh han hecho una recopilación de canciones de miedo en inglés para ir ampliando la colección.

Y ahora os dejo, que tengo una calabaza esperándome desde hace una semana, ¡qué desastre!, y como el conejito de Alicia ¡llego tarde!

October 31, 2010   No Comments

Los dedos de la mano

En todos los idiomas hay variantes de juegos de dedos que repasan uno a uno los dedos de la mano, contando una historia o describiendo a una familia. En España son muy conocidas las distintas versiones del huevo frito que el pícaro pulgar termina siempre por comerse, como por ejemplo:

Este tenía hambre
Este compró un huevito
Este lo frió
Este le echó sal…
!Y este pícaro gordo se lo comió!

y en inglés la primera que se me viene a la cabeza es «This little piggy went to market», aunque esta se asocie más a los dedos de los pies que la mano:

This little piggy went to market.
This little piggy stayed at home.
This little piggy had roast beef.
This little piggy had none,
and this little piggy went «wee wee wee» all the way home…

Siempre me han parecido juegos de falda, pensados para muy bebés sentados en el regazo del adulto, que es quien realiza el juego en las manos del niño… y no pensé que con dos años despertaran todavía el interés de mi niña. Pero Lola ha aprendido varias versiones con sus madres de día y le encanta contarlos y hacerlos ella con sus propias manitas, lo que va unido a la fascinación que tiene desde hace meses por saber los nombres de los dedos.

Escuchándola repetir una y otra vez cada juego, estoy aprendiendo con ella nuevas variantes que no conocía. Una de ellas son estos deditos que os enseño cantados por el grupo musical chileno Mazapán, en un vídeo muy tierno:

Su versión en lugar de «Yo soy Aníbal y miro a todos desde arriba», dice «Yo soy Benjamín, el más más chiquitín».

Y siguiendo con los dedos de la mano, un libro que juega con sus nombres es «El Bosque Encantado». Un album ilustrado con texto de Ignacio Sanz e ilustraciones de Noemi Villamuza (por quien siento debilidad) editado por Macmillan.

A modo de juego de dedos o cancioncilla infantil, el texto, escrito en verso, juega a describir y poner nombre a cada uno de los dedos de la mano, hablando de sus características y sus usos con un toque de humor (ese índice chivato y marrano que hurga la nariz). Sólo me chirría un poco el pobre pulgar, que aplasta pulgas, mata gusanos y se come a los pájaros. Lo siento, me dan pena las pulgas, gusanos y pájaros y el pulgar me cae muy simpático…

Jugando con la imaginación, el texto y los tiernos dibujos de Noemí nos pasean por los cinco dedos y nos invitan a imaginar troncos y ramas en lugar de brazos y dedos, formando un bosque por el que se pasearán ardillas y pájaros.

A Lola le chifla desde el primer día que lo leimos. Le gusta subir las manos hacia arriba construyendo nuestro propio bosque encantado y sin duda, su parte favorita, es el final: una doble página con dibujo de dos manos sobre las que ella coloca las suyas y luego yo las mías, para repasar juntas los nombres de los dedos.

October 22, 2010   7 Comments

Nuestra cita musical: Cuban Lullaby

Si os gusta la música cubana y buscáis un disco dulce y tranquilo para dormir a vuestros niños, estoy segura que «Cuban Lullaby» os va a encantar. Está editado por el sello Ellipsis Arts, que cuenta con un colección estupenda de discos de nanas venidas de todos los rincones del planeta, y que siempre destaca por una selección musical excelente y de gran calidad. No en vano, su «Mother Earth Lullaby» ha sido nuestra música favorita para dormir durante casi dos años.

En «Cuban Lullaby» hay canciones de reconocidas figuras de la música cubana como Omara Portuondo, Merceditas Valdés, Bola de Nieve y Chucho Valdés. Todos ellos cantan arrullos tradicionales cubanos, que se han traspasado de generación en generación, algunos muy conocidos como «Drume Negrito» -una delicia que aparece nada menos que versionada cuatro veces en el disco- y otros menos populares fuera de las fronteras cubanas.

En Amazon y en iTunes podéis escuchar pequeños fragmentos de todas las canciones del disco, un auténtico viaje por la tradición cubana.

Me despido con una de estas nanas cubanas para cerrar los ojos y soñar, la «Nana Animalera» de Marisela Venera:

October 7, 2010   2 Comments

If you’re happy and you know it

Hace tiempo que no canto con Lola en inglés y últimamente parece no gustarle demasiado lo de no entender el idioma… así que para no perder la costumbre esta semana voya probar con una canción que recuerdo de cuando era pequeña. Es un clásico americano que estoy segura muchos conocéis: «If you are happy and you know it».

La versión más popular dice así:

If you’re happy and you know it Clap your hands (Clap, Clap)
If you’re happy and you know it,
Clap your hands (Clap, Clap)
If you’re happy and you know it,
And you really want to show it,
If you’re happy and you know it,
Clap your hands (Clap, Clap).

If you’re happy and you know it Stomp your feet (Stomp, Stomp)
If you’re happy and you know it,
Stomp your feet (Stomp, Stomp)
If you’re happy and you know it,
And you really want to show it,
If you’re happy and you know it,
Stomp your feet (Stomp, Stomp)

If you’re happy and you know it Shout «hurray»! (Hur-ray!)
If you’re happy and you know it,
Shout «hurray»! (Hur-ray!)
If you’re happy and you know it,
And you really want to show it,
If you’re happy and you know it,
Shout «hurray»! (Hur-ray!)

If you’re happy and you know it,
Do all three (Clap, Clap, Stomp, Stomp, «Hur-ray!»)
If you’re happy and you know it,
Do all three (Clap, Clap, Stomp, Stomp, «Hur-ray!»)
If you’re happy and you know it,
And you really want to show it,
If you’re happy and you know it,
Do all three (Clap, Clap, Stomp, Stomp, «Hur-ray!»)

Buscando por Internet, me han gustado más otras versiones que juegan con los sentimientos, lo que da mucho más juego y permite hacer un poco el payaso poniendo caras, una apuesta segura con los niños. Estas son unas sugerencias recopiladas de varias versiones que he encontrado:

If you’re sad and you know it,
Cry a tear
If you’re sad and you know it,
Cry a tear
If you’re sad and you know it,
Then your face will surely show it.
If you’re sad and you know it,
Cry a tear.

If you’re angry and you know it,
Stomp your feet. (Stomp feet twice)
If you’re angry and you know it,
Stomp your feet.
If you’re angry and you know it,
Then your face will surely show it.
If you’re angry and you know it,
Stomp your feet.

If you’re scared and you know it,
Run and hide! / Hide your eyes / say, «Oh no!» (Say, «Oh no!»)
If you’re scared and you know it,
Run and hide!
If you’re scared and you know it,
Then your face will surely show it.
If you’re scared and you know it,
Run and hide!

If you’re embarrased and you know it,
Hide your face.
If you’re embarrased and you know it,
Hide your face.
If you’re embarrased and you know it,
Then your face will surely show it.
If you’re embarrased and you know it,
Hide your face.

If you’re sleepy and you know it,
Stretch and yawn /take a nap. (Rest your head on your hands and pretend to sleep.)
If you’re sleepy and you know it,
Stretch and yawn.
If you’re sleepy and you know it,
Then your face will surely show it.
If you’re sleepy and you know it,
Stretch and yawn.

If you’re happy and you know it,
Smile and clap / Shout «Hurray!»
If you’re happy and you know it,
Smile and clap.
If you’re happy and you know it,
Then your face will surely show it.
If you’re happy and you know it,
Smile and clap.

If you’re excited and you know it,
Jump up and down.
If you’re excited and you know it,
Jump up and down.
If you’re excited and you know it,
Then your face will surely show it.
If you’re excited and you know it,
Jump up and down.

If you’re in love and you know it,
Blow a kiss.
If you’re in love and you know it,
Blow a kiss.
If you’re in love and you know it,
Then your face will surely show it.
If you’re in love and you know it,
Blow a kiss.

If you’re surprised and you know it, say «Oh dear!» (Oh dear!)
If you’re surprised and you know it, say «Oh dear!» (Oh dear!)
If you’re surprised and you know it,
Then your face will surely show it. (Point at the face)
If you’re surprised and you know it, say «Oh dear!» (Oh dear!)

If you’re silly and you know it, go like this. (Silly face, silly sound, silly arms)
If you’re silly and you know it, go like this. (Silly face, silly sound, silly arms)
If you’re silly and you know it,
Then your face will surely show it. (Point at the face)
If you’re silly and you know it, go like this. (Silly face, silly sound, silly arms)

Es cuestión de ponerle imaginación para inventarse más estrofas. A mi me encanta la propuesta de Teacher Tom:

If ye be a pirate and ye knows it, say «Arr!» (Arr!)
If ye be a pirate and ye knows it, say «Arr!»
(Arr!)
If ye be a pirate and ye knows it,

Then yer face will surely shows it.
(Point at the face)
If ye be a pirate and ye knows it, say «Arr!»
(Arr!)

sentirse pirata también es un estado de ánimo, ¿por qué no?, ¿sabéis que el 19 de Septiembre fue el día de «hablar pirata» en el mundo?.

Teacher Tom también propone usar un tablón de fieltro para dibujar con trocitos de fieltro las caras contentas, tristes. y en Super Simple Songs nos invitan a mirarnos al espejo mientras ponemos caras o a hacernos fotos para inmortalizar el momento y revisar lo enfadado o asustado que parecemos, incluso hacer un cuadernito con todas ellas.

Otra idea, esta también de Super Simple Songs, es simplificar la letra para los que no hablan inglés para que sea más fácil de memorizar y repetir. El resultado sería:

If you’re happy happy happy (Smile and put your index fingers on your cheeks.)
clap your hands. (Clap your hands.)
If you’re happy happy happy
clap your hands.
If you’re happy happy happy
clap your hands, clap your hands.
If you’re happy happy happy
clap your hands.

Para los que prefieren cantar en español, hay varias versiones circulando por el mundo, algunas son traducciones literales y otras cambian un poco más. Aunque esta que he elegido, del argentino Luis Pescetti, no habla de sentimientos como la versión inglesa, me parece lo bastante simpática como para compartirla con vosotros:

September 23, 2010   2 Comments

Despidiéndose del verano

En estos días de final de vacaciones, vuelta a la rutina y despedida del verano (lo primero que dijo Lola ayer al llegar al parque fue: ¡cuántas hojas!) andamos un poco nostálgicos, recordando el mar y la playa desde la ciudad, entre fotos, canciones y cuentos.

Refrescando los viejos éxitos de mi infancia, cantamos «Un barquito de cáscara de nuez», sobre todo en la bañera, rodeados de patos, todo tipo de fauna submarina y, por supuesto, barquitos. Aunque en España todos conocemos esta canción por los Payasos de la Tele, su autor es el compositor mexicano Francisco Gabilondo Soler, más conocido como Cri-Cri, del que ya hablamos por aquí hace tiempo. Os invito a escuchar su versión.

Y para los que no os la sabéis o necesitáis refrescar la memoria, aquí esta la letra:

Un barquito de cáscara de nuez,
adornado con velas de papel,
se hizo hoy a la mar para lejos llevar
gotitas doradas de miel.

Un mosquito sin miedo va en él
muy seguro de ser buen timonel.
Y subiendo y bajando las olas
el barquito ya se fue.

ESTRIBILLO
Navegar sin temor
en el mar es lo mejor,
no hay razón de ponerse a temblar.
Y si viene negra tempestad
reír y remar y cantar.

Navegar sin temor
en el mar es lo mejor.
Y si el cielo está muy azul,
el barquito va contento por los mares lejanos del Sur.

Cri-cri todavía añadía esta última estrofa, para mi totalmente desconocida:

Al poder respirar
en la brisa de la mar
¡qué apetito tan grande le da!
Tres ballenas fritas con jamón
se come al desayunar.

Sin tener que fingir,
afeitarse, ni vestir,
con el cuerpo tostado de sol
muy alegre va cantando
el mosquito que empuña el timón.

Y un bonito vídeo donde las voces de Miliki y Miguel Bosé se acompañan de las ilustraciones de Xelo Vilata.

Y hablando de olas que vienen y van, también leemos una y otra vez «La Ola», una joya de Suzie Lee, publicado por Barbara Fiore. Una historia sin palabras, universal y mágica como el mar, con unos dibujos de una belleza y una fuerza tal que casi casi sientes como te salpican las olas del mar al pasar sus hojas.

Desde la primera vez que lo ojeé sabía que acabaría en nuestra biblioteca. Su uso del color, la ternura de los dibujos y ese juego entre la niña y el mar en el que todos nos vemos reflejados, me cautivó. Ahora a la peque parece gustarle tanto como a mi: se divierte contando la historia, describiendo las reacciones de la niña y las gaviotas, que ella se empeña en llamar palomas y, por supuesto, le encanta ver el tesoro que trae la gran ola, llena de conchitas.

September 7, 2010   3 Comments

Nuestra cita musical: Estrellamar

Este nombre tan bonito es el título de un trabajo chileno que mezcla poesía, música e ilustración. Un trabajo conjunto del músico Leonardo Fontecilla, la ilustradora Sole Poirot y el grupo Don Barbarroja, que pone música e imagen a los poemas que Efraín Barquero (Premio Nacional de literatura de Chile, 2008) publicó en los años sesenta en el libro «Poemas infantiles».

Para Efraín Barquero «Poemas infantiles» «nació como una búsqueda, estaba viviendo en China, tenía tres hijos y así fueron saliendo esos poemas que en Chile los publicó la editorial Zig-Zag con dibujos de Roser Bru». Muchos años después, Leonardo Fontecilla, músico y compositor, y la ilustradora Sole Poirot, quedaron fascinados por la belleza y sencillez de una primera edición de estos poemas infantiles, con su mezcla de juego y profundidad, y se lanzaron a la aventura de musicalizarlos y darles cuerpo. Fontecilla musicalizó dos poemas para sus hijos y después presentó el proyecto al Fondo de la Música, con un resultado tan bueno, que Estrellamar ganó la convocatoria del 2009 y así se pudo financiar este proyecto.

Cuentan sus creadores que Estrellamar suena a castañas, papitas, relojes, estrellas del mar, barbas rojas, loros, robles, tepas, avellanos y ulmos. Un sonido cuidado y tranquilo con una instrumentación basada en la guitarra, acordeón, bajo, percusiones y teclados. Y las letras nos cuentan, entre otras, la historia de Estrellamar,

" De contarte no acabaré,
Como las olas del mar
El color del ave y del pez,
La historia de Estrellamar
Que quería descender
Y en la tierra caminar," (…)

de un niño muy pobre y un mar muy rico,

Este que era un niño, éste que era el mar,
el niño era pobre, muy rico era el mar.
— Te daré mi manto, mi manto lunar.
— No conozco casa, no tengo lugar.

Y el mar descendía con su manantial,
lo guardaba todo, sin hallar qué dar.
— Te daré mi copa, mi copa auroral.
— No conozco mesa, no sé recordar.

y de un reloj, gordo y barrigón, que hace tolón, tilín, talán…

«Este era un reloj
Que hacía tolón,
Como un gran señor
Sordo y barrigón.» (…)

Después de escuchar todas las canciones de su myspace (¡me quedo con la bella «Este que era un niño»!) y navegar por su web, con los dibujos sutiles y soñadores de Sole, creo que este cd+libro tiene una pinta sencillamente estupenda, un regalo para niños y, como toda la buena música infantil, también para mayores.

August 23, 2010   4 Comments