las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

Hielos de témpera

Pintar con hielos es un clásico de las actividades artísticas veraniegas en todos los blogs. Lo habíamos intentado ya pero siempre con acuarelas o colorantes. Tengo el recuerdo de Lola chiquitita saboreando los hielos de colores. Pero nunca habíamos probado con témperas y fue un exitazo. El juego sensorial es mucho mayor, imaginaros la delicia de derretir y amasar la pintura helada entre las manos, y los colores son muy intensos.

IMGP7460

IMGP7465

IMGP7479

Para preparar los hielos, llené cada cubitera prácticamente sólo con tempera y un chorrito de agua, lo removí un poco con un palillo y directo al congelador. Mi idea original era haber puesto a los hielos un palito para que fuera fácil cogerlos pero nuestro congelador estaba a rebosar así que no había opción. Prescindir de los palillos creo que les ayudó mucho a entrar en la actividad, tocando desde el primer momento.

El día que queríamos pintar, preparé un papel grande en el suelo de la terraza y repartí todos los hielos por encima. Leo no me dejó guardar ni uno. Puse también agua al lado para limpiarse las manos; después del frio de los hielos les daba mucho gustito notar lo «calentita» que estaba.

Lola y Leo exploraron las posibilidades pintando con los hielos, tirándolos para dejar la marca en el papel, derritiendo dos colores a la vez para conseguir otro color, pintando con los pies… Pero a Leo le picó algún insecto en la mano en medio de la actividad y con el disgusto quiso lavarse las manos y ya abandonó.

IMGP7486

Se quedó Lola disfrutando a tope de derretir hielo tras hielo, amasando la témpera helada, y no dejando ni un hueco sin pintura en el papel. Y fue una auténtica fiesta para mi locuela, que pintaba desnuda completamente emocionada.

IMGP7500

IMG_1032

Así que ahora tenemos otra obra de arte de gran formato adornando su cuarto. Me chifla.

IMGP7514

September 2, 2014   6 Comments