las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

Delantales pintados con el sol

Unos delan­ta­les aca­ban de salir de nues­tra casa para ale­grar las coci­nas de las que fue­ron madres de día de Lola y hoy son de Leo. Es nues­tro regalo anual que pre­pa­ra­mos con mucho cariño y emoción.

Este año deci­di­mos pro­bar la téc­nica de pin­tar con la luz del sol (sun­print) sobre tela, repli­cando la téc­nica foto­grá­fica del cianotipo.

Usa­mos una tela de algo­dón blanco bas­tante gruesa y pin­tura acrí­lica diluida en agua, apro­xi­ma­da­mente a par­tes iguales.

El pro­ceso es muy sen­ci­llo. Se empapa bien la tela (en casa usa­mos el pul­ve­ri­za­dor de la man­guera) y luego se pinta TODA ella con el color o colo­res desea­dos. A mi me gusta espe­cial­mente el resul­tado con azul, que recuerda a los anti­guos cia­no­ti­pos. Al estar empa­pada la tela y las pin­tu­ras dilui­das los colo­res se mez­clan rápidamente.

IMGP7287

IMGP7335

Una vez pin­tada la tela, se colo­can los obje­tos ele­gi­dos sobre ella y se deja secar a pleno sol. Y aquí viene el mila­gro, los obje­tos que no dejan pasar la luz del sol deja­rán su ima­gen en blanco mien­tras el resto de la tela man­ten­drá la pintura.

Leo y Lola colo­ca­ron rami­tas, hojas, flo­res y una pluma pero podéis usar cual­quier cosa. Cuanto más plano y mejor con­tacto con la tela, los resul­ta­dos serán más cla­ros y níti­dos. Si ape­nas hacen con­tacto no deja­rán ima­gen. Pero un con­tacto ligero deja una ima­gen difu­mi­nada muy espe­cial y que noso­tros por ejem­plo con­se­gui­mos con ramas de pino.

IMGP7296

IMGP7299

Tam­bién hay quien fija los obje­tos a la tela con alfi­le­res para ase­gu­rar que hagan buen con­tacto y no se muevan.

Cuando la tela ya está seca se des­pe­gan las hojas y MAGIA, el resul­tado es espec­ta­cu­lar. Lola, Leo y yo gri­tá­ba­mos emo­cio­na­dos con cada nuevo milagro.

IMGP7354

IMGP7350

IMGP7349

IMGP7348

La expli­ca­ción cien­tí­fica… según Lola la pin­tura se pega en la hoja y por eso la tela se queda blanca… podía ser, pero real­mente es un efecto de la eva­po­ra­ción del agua. En la super­fi­cie expuesta al sol, el agua se eva­pora más rápido que en la cubierta, arras­trando el agua y los pig­men­tos de pin­tura de la parte cubierta. Bueno, a mi me sigue pare­ciendo magia :-)

El patrón del delan­tal es de Purl­Bee, un diseño sen­ci­llo uni­sex que tiene el deta­lle de ser auto­ajus­ta­ble, la cinta del cue­llo es la misma que ata a la espalda. El único pro­blema que tiene es que no se puede col­gar por­que las cin­tas se escu­rren, así que le añadí un poquito de cinta para col­garlo escon­dida en la parte supe­rior por den­tro. El bol­si­llo es muy prác­tico pero deci­di­mos no ponerlo.

IMGP7340

IMGP7339

IMGP7353

Y aquí está la modelo coci­nera luciendo delan­tal, por­que estas cosas hay que ense­ñar­las pues­tas. La foto está hecha a todo correr el mismo día que los rega­la­mos justo antes de salir de casa lle­gando tarde a tra­ba­jar. Es lo que tiene ter­mi­nar de coser el último día de madru­gada. No había tiempo para más gla­mour. ¿Veis la mesa sucia detrás?

IMGP7365

Uy, ¡ahora mucho mejor!
IMGP7369

 

July 22, 2014   6 Comments

De pinturas y costuras

Lle­ga­ron las vaca­cio­nes y como cada año pre­pa­ra­mos un deta­lle espe­cial para las “pro­fes” de Lola. Este final de curso ade­más era muy espe­cial por­que des­pués de tres años Lola decía adiós a su casita de madres de día y en Sep­tiem­bre empe­zará el cole.

El año pasado yo cosí unas bol­sas rever­si­bles a par­tir de una tela pin­tada por Lola. Este año tam­bién recu­rri­mos a la tela pin­tada y a la cos­tura para hacer unos estu­ches con cre­ma­llera. Rega­lar algo hecho por noso­tras nos gusta, habla­mos de lo que vamos a hacer y pone­mos nues­tro cariño en todo el pro­ceso, una expe­rien­cia fan­tás­tica para las dos.

Para pin­tar la tela usa­mos una téc­nica de batik casero, fácil para niños, que uti­liza pega­mento en lugar de cera para apli­carlo en las zonas de la tela que no se quie­ren teñir. Una idea de que saca­mos de That Artist Woman. En el blog de Heat­her Smith Jones podéis ver tam­bién las crea­cio­nes de sus alum­nos con la misma técnica.

That Artist Woman” usa un pega­mento en gel azul lava­ble de la marca Elmer, muy popu­lar en Esta­dos Uni­dos. No se si en España se vende algo pare­cido, noso­tros usa­mos cola blanca esco­lar y fun­cionó, aun­que el pro­ceso de qui­tar el pega­mento fue labo­rioso. Como tela uti­li­za­mos un retor blanco.

Lo pri­mero fue repar­tir el pega­mento por encima. Lola dis­frutó mucho este paso, ver­tiendo direc­ta­mente del bote. Lo mejor es que en el resul­tado final se obser­van todos los deta­lles, desde las líneas finas que casi van gotita a gotita hasta los gran­des pego­tes. Los dibu­jos que hizo eran abs­trac­tos e irre­gu­la­res pero se podrían hacer moti­vos figu­ra­ti­vos o como en Swa­llow­field repe­tir patro­nes geo­mé­tri­cos, como un motivo de círcu­los, con un resul­tado precioso.

La tela la deja­mos secar muy bien y al día siguiente, la pin­ta­mos con acrí­lico diluído en agua. Lola empezó muy ani­mada, eli­giendo los colo­res, cam­biando de pin­cel para cada color… pero lo de cubrir la tela entera la acabó can­sando y al final tuve que ter­mi­nar de cubrir los hue­cos que había dejado. Hubiera pre­fe­rido que la pin­tura la hubiera hecho ella sola y yo la cos­tura, pero tenía claro que no que­ría ter­mi­nar y al fin y al cabo está­ba­mos tra­ba­jando en equipo. Tengo que admi­tir que en este punto no tenía nin­guna fe en que el batik fuera a fun­cio­nar por­que pare­cía que la pin­tura había pene­trado por debajo del pegamento.

Una vez pin­tada la tela, la deja­mos secar bien.

Des­pués lo lava­mos con agua caliente para que el pega­mento se ablan­dara y se pudiera des­pren­der de la tela. En nues­tro caso, hubo que ir ras­pando con la uña por todo el pega­mento para que saliera. Fue labo­rioso y un poco pesado, pero se des­pegó entero. Los colo­res del acrí­lico per­die­ron un poco de fuerza con el lavado pero resis­tie­ron muy bien, ¡yo ya no vuelvo a com­prar pin­tura de tela!

Y con la tela lista y el tiempo justo, mamá se puso manos a la obra. Para ser la pri­mera vez que cosía una cre­ma­llera y hacía un estu­che, quedé muy satis­fe­cha del resul­tado y Lola, que me dejó coser sin decir ni una pala­bra, me dijo que eran pre­cio­sos, ¡qué más se puede pedir!

Para hacer el estu­che encon­tré un mon­tón de tuto­ria­les por inter­net y me quedé con estos dos: un vídeo de Nai­ram­kitty Crafts, y un tuto­rial de Design Sponge. Fue fácil fácil, y una vez per­dido el miedo me veo haciendo estu­ches de todos los tama­ños. Los pró­xi­mos con forro de tela plas­ti­fi­cada para que sean impermeables.

El regalo lo acom­pa­ña­mos de un libro para cada una de sus madres de días. Dos elec­cio­nes de la misma autora que para mi son muy espe­cia­les. The Crea­tive Family y The Rhythm of Family: Dis­co­ve­ring a Sense of Won­der Through the Sea­sons. Libros que res­pi­ran amor por la infan­cia, la fami­lia, la natu­ra­leza, las cosas boni­tas y des­pier­tan las ganas de sen­tir, com­par­tir y crear. Su autora es Amanda Soule, autora de Sou­le­Mama, uno de los pri­me­ros blogs que me engan­cha­ron hace ya muchos años.

No me pude resis­tir a ador­nar los rega­los con unos moti­vos rea­li­za­dos con alam­bre y lana, que colo­ca­mos en el campo unos minu­tos antes de entregarlos.

Ale y Mari­bel, GRACIAS de cora­zón, os queremos.

July 9, 2012   10 Comments

Puntadas

Mi máquina de coser está feliz por­que por fin la he sacado de la estan­te­ría donde estaba cogiendo polvo y Lola revo­lo­tea desde ayer con un bolso nuevo para estre­nar la tem­po­rada. Era un pro­yecto que le había pro­me­tido nada menos que a prin­ci­pios de verano, cuando cosí sus “her­ma­nos mayores”.

 

Fue­ron un regalo espe­cial para sus madres de día, nues­tra forma de dar­les las gra­cias por todo su cariño. Una sen­ci­lla bolsa de tela bien amplia con asas para col­gar donde cabe desde una buena lec­tura hasta unas agu­jas de punto. Y claro está que Lola tenía que par­ti­ci­par de alguna manera en la ela­bo­ra­ción de estos rega­los, por eso eran bol­sos rever­si­bles. Por un lado, una lona blanca deco­rada con los dibu­jos lle­nos de color de Lola y por el otro un bonito estam­pado flo­ral, un poquito “más dis­creto”. Así, sus des­ti­na­ta­rias podían ele­gir qué lado usar y darle un poco más de uso al regalo.

El patrón y las ins­truc­cio­nes los saqué de bunny­bum, un tuto­rial fácil, bien expli­cado y con un guiño diver­tido. Su pro­puesta es real­mente un bolso con forro, pero se puede dar la vuelta hacién­dolo per­fec­ta­mente rever­si­ble. Sólo cam­bié las medi­das y decidí usar dos asas en vez de una.

Para deco­rar la tela Lola usó prin­ci­pal­mente rotu­la­do­res espe­cia­les para tejido, pero tam­bién probó con unas ceras y con pin­tura para tela. Me sor­pren­die­ron espe­cial­mente las ceras, que en com­pa­ra­ción con los rotu­la­do­res, que sue­len ser muy caros, están muy bien de pre­cio y pin­tan muy bien. Seguro que les damos más usos en un futuro.

A Lola le gustó el resul­tado y por supuesto pidió uno para ella. Unos días des­pués pintó su tela, eli­gió una tela estam­pada de entre las que tenía­mos en casa… pero el pro­yecto se quedó apar­cado a la espera de com­prar una cinta para el asa hasta la semana pasada, que por fin nos dimos un paseo por Pontejos.

Hoy ya tiene un bolso nuevo para guar­dar teso­ros, por supuesto con cinta rosa. Y es que le hacía falta, por­que el que tenía se había roto y en sus pro­pias pala­bras “¡qué hace una chica sin bolso!”.

September 11, 2011   5 Comments

Tres años

Le había­mos con­tado a Lola hace meses que esta pri­ma­vera iban a suce­der dos cosas muy impor­tan­tes: una de ellas era el naci­miento de su her­ma­nito Leo y la otra era su ter­cer cum­plea­ños. Y es que como nos contó un día, “creo que este verano voy a ser mayor”.

Hoy, con tres años y un mes, Lola es una niña pre­ciosa, diver­tida, char­la­tana en con­fianza pero en gene­ral tímida, que adora pin­tar y can­tar sobre todas las cosas… aun­que leer cuen­tos y sal­tar deben andar­les muy cer­quita. Tiene una memo­ria pro­di­giosa que no per­dona una, se acuerda de cada cosa que hemos hecho hasta el más pequeño deta­lle y por supuesto se sabe de memo­ria todos los cuen­tos que tene­mos y un sin­fín de can­cio­nes. Habla muy bien, con unos giros adul­tos que nos hacen reir, ges­ti­cu­lando mucho con las manos y por su cabeza loca cir­cu­lan his­to­rias ima­gi­na­das a todas horas. Me encanta cuando me dice “mamá, un momento, te voy a con­tar una cosa” o “mamá, sabes que…”.

Curiosa y obser­va­dora, en sus pro­pias pala­bras, “voy mirando todo intere­sada todo el rato”. Su juego es cada vez más ela­bo­rado y es una deli­cia dis­fru­tar de sus inven­cio­nes y sus ami­gos invi­si­bles (aun­que Lito y com­pa­ñía, que apa­re­cie­ron por pri­mera vez allá por Enero, cada vez nos visi­tan menos…).

Últi­ma­mente juega con el con­cepto del tiempo y los días de la semana, pre­gun­tando que día es hoy, cuándo es mañana y diciendo cosas como que la fruta sólo la toma los jue­ves y el baño sólo los miér­co­les… ¡eso le gus­ta­ría a ella!. Está aden­trán­dose tam­bién en el mundo de las emo­cio­nes, y no hay día que en algún momento no diga que está triste cuando está con­tra­riada por algo o alguna cosa le sale mal.. pero a cam­bio un día tam­bién me regaló un “esta­mos feli­ces de la vida” minu­tos antes de que­darse dor­mida. Como todos los niños, jamás acepta que está can­sada y nunca quiere irse a la cama, por­que como dice “quiere jugar todo el día”.

Es mi niña bonita, mi prin­cesa, capaz de hacerme reír y soñar como nadie… la quiero con locura.

Este año Lola ya tenía muy claro en que con­sis­tía una fiesta de cum­plea­ños y la espe­raba con ganas. Había­mos hablado varias veces de quie­nes iban a venir, qué íba­mos a hacer y qué íba­mos a rega­lar a sus ami­gos. Aún así, toda­vía estuvo un poco sobre­pa­sada por la situa­ción, mucha gente y ser el cen­tro de aten­ción toda­vía le ago­bia. Estuvo pegada a mi mucho rato, prác­ti­ca­mente sin hablar, pero al final se fue sol­tando y creo que dis­frutó de su día especial.

Como el año ante­rior cele­bra­mos su fiesta en el par­que de dia­rio, rodea­dos de muchos ami­gos, ¡mil gra­cias por acom­pa­ñar­nos!. Allí nos lle­va­mos las mesas, las guir­nal­das y los glo­bos. Para que los peques se entre­tu­vie­ran hubo tizas para deco­rar el par­que, pom­pas gigan­tes, aros, pelo­tas y una pareja de gno­mos para foto­gra­fiarse (ins­pi­rado en un diseño de Local Pro­duce visto en Print & Pat­tern).


Y de regalo para los ami­gui­tos pre­pa­ra­mos un kit de collage y una setita hecha a mano por mamá con mucho amor. Estas ideas mara­vi­llo­sas se las debo a dos blogs estu­pen­dos. El kit es una idea de Lovely Design, un blog lleno de recur­sos pre­cio­sos. No quedó tan bonito como el suyo, que es per­fecto, pero aún así era una gozada ver todos los sobres lle­nos de colo­rido jun­tos. Lola me ayudó un poco a pre­pa­rar­los, aun­que al final decidí hacerlo sola por­que con ella era inter­mi­na­ble: tan pronto sólo que­ría meter pape­les rosas, como deci­día poner mil pega­men­tos en un sólo sobre…divertido pero no la mejor ayuda cuando andas apu­rado de tiempo.

La setita es el diseño en fiel­tro más sen­ci­llo que encon­tré para poder hacer vein­ti­tan­tas en sólo unos días. Un patrón fácil fácil de un blog clá­sico, My little Mochi, uno de mis pri­me­ros des­cu­bri­mien­tos del mundo craft en inter­net. Una pena que no encon­tré pur­pu­rina blanca para darle el toque mágico.

Lo mejor, sin duda, es saber gra­cias a sus papás que varios de nues­tros ami­gui­tos han dis­fru­tado mucho jugando con sus regalos.

Y tam­bién hubo corona de fiel­tro, aun­que como el año ante­rior mis esfuer­zos no fue­ron del gusto de la peque… que la que­ría rosa pero con cora­zo­nes y pun­tos, ¡y yo sin enterarme!.

Pero tanta emo­ción por cum­plir tres años ha dado paso estas últi­mas sema­nas a todo lo con­tra­rio: una pequeña Peter Pan que dice que no quiere cre­cer ni hacerse mayor… supongo que Leo tiene algo que ver en todo esto. En fin, ¡yo a ratos tam­poco quiero que crezca, o por lo menos, no tan rápido!.

June 22, 2011   8 Comments

Tortitas con nata

A raíz de tener nueva coci­nita en casa desde Reyes, empecé a inves­ti­gar por Inter­net cómo hacer comida con fiel­tro para que Lola jugara… aun­que bien es ver­dad que ella es feliz pre­pa­rando comida ima­gi­na­ria, o jugando con arroz y maca­rro­nes secos.

Probé con una fresa, una zanaho­ria y entre medias, llegó la opor­tu­ni­dad de pre­pa­rar el regalo de cum­plea­ños de una ami­guita que cum­plía cua­tro años. Como últi­ma­mente nos había con­tado su mamá que pasaba los días jugando a pre­pa­rar tes y merien­das, deci­di­mos hacer un juego de tor­ti­tas con sus fre­sas, nata, bar­qui­llos de cho­co­late, plá­tano y fram­bue­sas. Los patro­nes los com­pré en Felt Cui­sine, des­pués de pro­bar el patrón gra­tuito de sus fre­sas y reci­bir una de sus ofer­tas. El regalo fue un tra­bajo de equipo entre el papá de Lola y yo, él es el experto en “french knots” para hacer las pepi­tas de las fre­sas. Aun­que es fácil ser auto­di­dacta en el mundo de la comida de fiel­tro, los patro­nes nos han aho­rrado tiempo, están muy bien expli­ca­dos y tie­nen una varie­dad increí­ble de pie­zas de comida ape­ti­to­sas, empe­zando por riquí­si­mas tar­tas, sandwiches…¡y hasta sushi!

Y este es el resul­tado, listo para hin­carle el diente… ahora sólo queda saber si su des­ti­na­ta­ria se lo pasa bien jugando con ellas.

Sin nece­si­dad de gas­tar dinero, hay muchos tuto­ria­les de comida de fiel­tro gra­tui­tos por inter­net y real­mente sólo se nece­sita un poco de tiempo, maña e ima­gi­na­ción para crear los pro­pios. Os dejo unos cuan­tos enla­ces que encon­tré en mi búsqueda:

The Olsen Family Journal

Kee­per of the Cheerios

Ame­ri­can Felt & Craft

The Crafty Crow

January 30, 2011   6 Comments

Cosiendo, tejiendo…

Tengo tan­tos pro­yec­tos en la lista de espera que muchos ya se me olvi­dan. Seguro que muchos me enten­déis, ¿ver­dad?. Es difí­cil sacar tiempo, robando rati­tos de aquí y allá… Pero creo que, muchas veces, lo más difí­cil es empe­zar. Así que con estos dos, que hoy com­parto con voso­tros, ya me he lanzado.

Unos pasa­do­res con flo­res que espe­ra­ban pacien­te­mente su momento desde Febrero. Un patrón de Purl Bee con un tuto­rial que es una mara­vi­lla, expli­cado al deta­lle. Siem­pre me han encan­tado las flo­res en el pelo, así que estas rosas me pare­cie­ron mara­vi­llo­sas desde que las vi, y lo mejor es que puedo pro­me­ter que se hacen en un abrir y cerrar de ojos.

Foto Purl Bee

Ya tengo tres flo­res pre­pa­ra­das para deco­rar hor­qui­llas o cole­te­ros. Escogí un fiel­tro rojo — con un aire muy espa­ñol, per­fecto para la Feria de Abril — y uno rosa fuerte, pero Lola está empe­ñada en que quiere una flor marrón. La idea no me atraía mucho, pero al vol­ver a ver ahora la foto de Purl Bee, la ver­dad es que son pre­cio­sas en todos los colores.

Si no lo cono­céis, Purl Bee es el blog de una tienda de cos­tura y punto neo­yor­quina (y tam­bién tienda online). Con un gusto exqui­sito, está lleno de tuto­ria­les, ideas y patro­nes que aña­dir a esa lista inter­mi­na­ble de cosas que hacer.

El siguiente pro­yecto, ya más de cara al vera­nito, es un top de tiran­tes para Lola ins­pi­rado en una san­día. El patrón “Hal­ter­me­lon”, con tallaje de 6 meses a 2 años, es gra­tuito y lo podéis encon­trar en la revista online de punto Petite Purls. Es una crea­ción de “Never Not Knit­ting”, y si estáis intere­sa­dos en tallas más gran­des, está a la venta hasta 6 años.

Foto de Alana Dakos

Petite Purls es una revista online tri­mes­tral dedi­cada al punto y gan­chi­llo para niños total­mente gra­tuita, con artícu­los y patro­nes de ropa y jugue­tes. Este verano han publi­cado su cuarto número.

La autora del patrón, Never Not Knit­ting, tiene un blog, pod­casts sema­na­les y una tienda dedi­cada ente­ra­mente al punto. Entre sus patro­nes, hay una cha­queta san­día y una boina a rayas que me encantan.

¡Qué ganas, quiero ter­mi­nar­los ya!

April 21, 2010   3 Comments