las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

Delantales pintados con el sol

Unos delantales acaban de salir de nuestra casa para alegrar las cocinas de las que fueron madres de día de Lola y hoy son de Leo. Es nuestro regalo anual que preparamos con mucho cariño y emoción.

Este año decidimos probar la técnica de pintar con la luz del sol (sunprint) sobre tela, replicando la técnica fotográfica del cianotipo.

Usamos una tela de algodón blanco bastante gruesa y pintura acrílica diluida en agua, aproximadamente a partes iguales.

El proceso es muy sencillo. Se empapa bien la tela (en casa usamos el pulverizador de la manguera) y luego se pinta TODA ella con el color o colores deseados. A mi me gusta especialmente el resultado con azul, que recuerda a los antiguos cianotipos. Al estar empapada la tela y las pinturas diluidas los colores se mezclan rápidamente.

IMGP7287

IMGP7335

Una vez pintada la tela, se colocan los objetos elegidos sobre ella y se deja secar a pleno sol. Y aquí viene el milagro, los objetos que no dejan pasar la luz del sol dejarán su imagen en blanco mientras el resto de la tela mantendrá la pintura.

Leo y Lola colocaron ramitas, hojas, flores y una pluma pero podéis usar cualquier cosa. Cuanto más plano y mejor contacto con la tela, los resultados serán más claros y nítidos. Si apenas hacen contacto no dejarán imagen. Pero un contacto ligero deja una imagen difuminada muy especial y que nosotros por ejemplo conseguimos con ramas de pino.

IMGP7296

IMGP7299

También hay quien fija los objetos a la tela con alfileres para asegurar que hagan buen contacto y no se muevan.

Cuando la tela ya está seca se despegan las hojas y MAGIA, el resultado es espectacular. Lola, Leo y yo gritábamos emocionados con cada nuevo milagro.

IMGP7354

IMGP7350

IMGP7349

IMGP7348

La explicación científica… según Lola la pintura se pega en la hoja y por eso la tela se queda blanca… podía ser, pero realmente es un efecto de la evaporación del agua. En la superficie expuesta al sol, el agua se evapora más rápido que en la cubierta, arrastrando el agua y los pigmentos de pintura de la parte cubierta. Bueno, a mi me sigue pareciendo magia :-)

El patrón del delantal es de PurlBee, un diseño sencillo unisex que tiene el detalle de ser autoajustable, la cinta del cuello es la misma que ata a la espalda. El único problema que tiene es que no se puede colgar porque las cintas se escurren, así que le añadí un poquito de cinta para colgarlo escondida en la parte superior por dentro. El bolsillo es muy práctico pero decidimos no ponerlo.

IMGP7340

IMGP7339

IMGP7353

Y aquí está la modelo cocinera luciendo delantal, porque estas cosas hay que enseñarlas puestas. La foto está hecha a todo correr el mismo día que los regalamos justo antes de salir de casa llegando tarde a trabajar. Es lo que tiene terminar de coser el último día de madrugada. No había tiempo para más glamour. ¿Veis la mesa sucia detrás?

IMGP7365

Uy, ¡ahora mucho mejor!
IMGP7369

July 22, 2014   6 Comments

De pinturas y costuras

Llegaron las vacaciones y como cada año preparamos un detalle especial para las «profes» de Lola. Este final de curso además era muy especial porque después de tres años Lola decía adiós a su casita de madres de día y en Septiembre empezará el cole.

El año pasado yo cosí unas bolsas reversibles a partir de una tela pintada por Lola. Este año también recurrimos a la tela pintada y a la costura para hacer unos estuches con cremallera. Regalar algo hecho por nosotras nos gusta, hablamos de lo que vamos a hacer y ponemos nuestro cariño en todo el proceso, una experiencia fantástica para las dos.

Para pintar la tela usamos una técnica de batik casero, fácil para niños, que utiliza pegamento en lugar de cera para aplicarlo en las zonas de la tela que no se quieren teñir. Una idea de que sacamos de That Artist Woman. En el blog de Heather Smith Jones podéis ver también las creaciones de sus alumnos con la misma técnica.

«That Artist Woman» usa un pegamento en gel azul lavable de la marca Elmer, muy popular en Estados Unidos. No se si en España se vende algo parecido, nosotros usamos cola blanca escolar y funcionó, aunque el proceso de quitar el pegamento fue laborioso. Como tela utilizamos un retor blanco.

Lo primero fue repartir el pegamento por encima. Lola disfrutó mucho este paso, vertiendo directamente del bote. Lo mejor es que en el resultado final se observan todos los detalles, desde las líneas finas que casi van gotita a gotita hasta los grandes pegotes. Los dibujos que hizo eran abstractos e irregulares pero se podrían hacer motivos figurativos o como en Swallowfield repetir patrones geométricos, como un motivo de círculos, con un resultado precioso.

La tela la dejamos secar muy bien y al día siguiente, la pintamos con acrílico diluído en agua. Lola empezó muy animada, eligiendo los colores, cambiando de pincel para cada color… pero lo de cubrir la tela entera la acabó cansando y al final tuve que terminar de cubrir los huecos que había dejado. Hubiera preferido que la pintura la hubiera hecho ella sola y yo la costura, pero tenía claro que no quería terminar y al fin y al cabo estábamos trabajando en equipo. Tengo que admitir que en este punto no tenía ninguna fe en que el batik fuera a funcionar porque parecía que la pintura había penetrado por debajo del pegamento.

Una vez pintada la tela, la dejamos secar bien.

Después lo lavamos con agua caliente para que el pegamento se ablandara y se pudiera desprender de la tela. En nuestro caso, hubo que ir raspando con la uña por todo el pegamento para que saliera. Fue laborioso y un poco pesado, pero se despegó entero. Los colores del acrílico perdieron un poco de fuerza con el lavado pero resistieron muy bien, ¡yo ya no vuelvo a comprar pintura de tela!

Y con la tela lista y el tiempo justo, mamá se puso manos a la obra. Para ser la primera vez que cosía una cremallera y hacía un estuche, quedé muy satisfecha del resultado y Lola, que me dejó coser sin decir ni una palabra, me dijo que eran preciosos, ¡qué más se puede pedir!

Para hacer el estuche encontré un montón de tutoriales por internet y me quedé con estos dos: un vídeo de Nairamkitty Crafts, y un tutorial de Design Sponge. Fue fácil fácil, y una vez perdido el miedo me veo haciendo estuches de todos los tamaños. Los próximos con forro de tela plastificada para que sean impermeables.

El regalo lo acompañamos de un libro para cada una de sus madres de días. Dos elecciones de la misma autora que para mi son muy especiales. The Creative Family y The Rhythm of Family: Discovering a Sense of Wonder Through the Seasons. Libros que respiran amor por la infancia, la familia, la naturaleza, las cosas bonitas y despiertan las ganas de sentir, compartir y crear. Su autora es Amanda Soule, autora de SouleMama, uno de los primeros blogs que me engancharon hace ya muchos años.

No me pude resistir a adornar los regalos con unos motivos realizados con alambre y lana, que colocamos en el campo unos minutos antes de entregarlos.

Ale y Maribel, GRACIAS de corazón, os queremos.

July 9, 2012   10 Comments

Puntadas

Mi máquina de coser está feliz porque por fin la he sacado de la estantería donde estaba cogiendo polvo y Lola revolotea desde ayer con un bolso nuevo para estrenar la temporada. Era un proyecto que le había prometido nada menos que a principios de verano, cuando cosí sus «hermanos mayores».

Fueron un regalo especial para sus madres de día, nuestra forma de darles las gracias por todo su cariño. Una sencilla bolsa de tela bien amplia con asas para colgar donde cabe desde una buena lectura hasta unas agujas de punto. Y claro está que Lola tenía que participar de alguna manera en la elaboración de estos regalos, por eso eran bolsos reversibles. Por un lado, una lona blanca decorada con los dibujos llenos de color de Lola y por el otro un bonito estampado floral, un poquito «más discreto». Así, sus destinatarias podían elegir qué lado usar y darle un poco más de uso al regalo.

El patrón y las instrucciones los saqué de bunnybum, un tutorial fácil, bien explicado y con un guiño divertido. Su propuesta es realmente un bolso con forro, pero se puede dar la vuelta haciéndolo perfectamente reversible. Sólo cambié las medidas y decidí usar dos asas en vez de una.

Para decorar la tela Lola usó principalmente rotuladores especiales para tejido, pero también probó con unas ceras y con pintura para tela. Me sorprendieron especialmente las ceras, que en comparación con los rotuladores, que suelen ser muy caros, están muy bien de precio y pintan muy bien. Seguro que les damos más usos en un futuro.

A Lola le gustó el resultado y por supuesto pidió uno para ella. Unos días después pintó su tela, eligió una tela estampada de entre las que teníamos en casa… pero el proyecto se quedó aparcado a la espera de comprar una cinta para el asa hasta la semana pasada, que por fin nos dimos un paseo por Pontejos.

Hoy ya tiene un bolso nuevo para guardar tesoros, por supuesto con cinta rosa. Y es que le hacía falta, porque el que tenía se había roto y en sus propias palabras «¡qué hace una chica sin bolso!».

September 11, 2011   5 Comments

Tres años

Le habíamos contado a Lola hace meses que esta primavera iban a suceder dos cosas muy importantes: una de ellas era el nacimiento de su hermanito Leo y la otra era su tercer cumpleaños. Y es que como nos contó un día, «creo que este verano voy a ser mayor».

Hoy, con tres años y un mes, Lola es una niña preciosa, divertida, charlatana en confianza pero en general tímida, que adora pintar y cantar sobre todas las cosas… aunque leer cuentos y saltar deben andarles muy cerquita. Tiene una memoria prodigiosa que no perdona una, se acuerda de cada cosa que hemos hecho hasta el más pequeño detalle y por supuesto se sabe de memoria todos los cuentos que tenemos y un sinfín de canciones. Habla muy bien, con unos giros adultos que nos hacen reir, gesticulando mucho con las manos y por su cabeza loca circulan historias imaginadas a todas horas. Me encanta cuando me dice «mamá, un momento, te voy a contar una cosa» o «mamá, sabes que…».

Curiosa y observadora, en sus propias palabras, «voy mirando todo interesada todo el rato». Su juego es cada vez más elaborado y es una delicia disfrutar de sus invenciones y sus amigos invisibles (aunque Lito y compañía, que aparecieron por primera vez allá por Enero, cada vez nos visitan menos…).

Últimamente juega con el concepto del tiempo y los días de la semana, preguntando que día es hoy, cuándo es mañana y diciendo cosas como que la fruta sólo la toma los jueves y el baño sólo los miércoles… ¡eso le gustaría a ella! Está adentrándose también en el mundo de las emociones, y no hay día que en algún momento no diga que está triste cuando está contrariada por algo o alguna cosa le sale mal. pero a cambio un día también me regaló un «estamos felices de la vida» minutos antes de quedarse dormida. Como todos los niños, jamás acepta que está cansada y nunca quiere irse a la cama, porque como dice «quiere jugar todo el día».

Es mi niña bonita, mi princesa, capaz de hacerme reír y soñar como nadie… la quiero con locura.

Este año Lola ya tenía muy claro en que consistía una fiesta de cumpleaños y la esperaba con ganas. Habíamos hablado varias veces de quienes iban a venir, qué íbamos a hacer y qué íbamos a regalar a sus amigos. Aún así, todavía estuvo un poco sobrepasada por la situación, mucha gente y ser el centro de atención todavía le agobia. Estuvo pegada a mi mucho rato, prácticamente sin hablar, pero al final se fue soltando y creo que disfrutó de su día especial.

Como el año anterior celebramos su fiesta en el parque de diario, rodeados de muchos amigos, ¡mil gracias por acompañarnos! Allí nos llevamos las mesas, las guirnaldas y los globos. Para que los peques se entretuvieran hubo tizas para decorar el parque, pompas gigantes, aros, pelotas y una pareja de gnomos para fotografiarse (inspirado en un diseño de Local Produce visto en Print & Pattern).


Y de regalo para los amiguitos preparamos un kit de collage y una setita hecha a mano por mamá con mucho amor. Estas ideas maravillosas se las debo a dos blogs estupendos. El kit es una idea de Lovely Design, un blog lleno de recursos preciosos. No quedó tan bonito como el suyo, que es perfecto, pero aún así era una gozada ver todos los sobres llenos de colorido juntos. Lola me ayudó un poco a prepararlos, aunque al final decidí hacerlo sola porque con ella era interminable: tan pronto sólo quería meter papeles rosas, como decidía poner mil pegamentos en un sólo sobre… divertido pero no la mejor ayuda cuando andas apurado de tiempo.

La setita es el diseño en fieltro más sencillo que encontré para poder hacer veintitantas en sólo unos días. Un patrón fácil fácil de un blog clásico, My little Mochi, uno de mis primeros descubrimientos del mundo craft en internet. Una pena que no encontré purpurina blanca para darle el toque mágico.

Lo mejor, sin duda, es saber gracias a sus papás que varios de nuestros amiguitos han disfrutado mucho jugando con sus regalos.

Y también hubo corona de fieltro, aunque como el año anterior mis esfuerzos no fueron del gusto de la peque… que la quería rosa pero con corazones y puntos, ¡y yo sin enterarme!

Pero tanta emoción por cumplir tres años ha dado paso estas últimas semanas a todo lo contrario: una pequeña Peter Pan que dice que no quiere crecer ni hacerse mayor… supongo que Leo tiene algo que ver en todo esto. En fin, ¡yo a ratos tampoco quiero que crezca, o por lo menos, no tan rápido!

June 22, 2011   8 Comments

Tortitas con nata

A raíz de tener nueva cocinita en casa desde Reyes, empecé a investigar por Internet cómo hacer comida con fieltro para que Lola jugara… aunque bien es verdad que ella es feliz preparando comida imaginaria, o jugando con arroz y macarrones secos.

Probé con una fresa, una zanahoria y entre medias, llegó la oportunidad de preparar el regalo de cumpleaños de una amiguita que cumplía cuatro años. Como últimamente nos había contado su mamá que pasaba los días jugando a preparar tes y meriendas, decidimos hacer un juego de tortitas con sus fresas, nata, barquillos de chocolate, plátano y frambuesas. Los patrones los compré en Felt Cuisine, después de probar el patrón gratuito de sus fresas y recibir una de sus ofertas. El regalo fue un trabajo de equipo entre el papá de Lola y yo, él es el experto en «french knots» para hacer las pepitas de las fresas. Aunque es fácil ser autodidacta en el mundo de la comida de fieltro, los patrones nos han ahorrado tiempo, están muy bien explicados y tienen una variedad increíble de piezas de comida apetitosas, empezando por riquísimas tartas, sandwiches…¡y hasta sushi!

Y este es el resultado, listo para hincarle el diente… ahora sólo queda saber si su destinataria se lo pasa bien jugando con ellas.

Sin necesidad de gastar dinero, hay muchos tutoriales de comida de fieltro gratuitos por internet y realmente sólo se necesita un poco de tiempo, maña e imaginación para crear los propios. Os dejo unos cuantos enlaces que encontré en mi búsqueda:

The Olsen Family Journal

Keeper of the Cheerios

American Felt & Craft

The Crafty Crow

January 30, 2011   6 Comments

Cosiendo, tejiendo…

Tengo tantos proyectos en la lista de espera que muchos ya se me olvidan. Seguro que muchos me entendéis, ¿verdad?. Es difícil sacar tiempo, robando ratitos de aquí y allá… Pero creo que, muchas veces, lo más difícil es empezar. Así que con estos dos, que hoy comparto con vosotros, ya me he lanzado.

Unos pasadores con flores que esperaban pacientemente su momento desde Febrero. Un patrón de Purl Bee con un tutorial que es una maravilla, explicado al detalle. Siempre me han encantado las flores en el pelo, así que estas rosas me parecieron maravillosas desde que las vi, y lo mejor es que puedo prometer que se hacen en un abrir y cerrar de ojos.

Foto Purl Bee

Ya tengo tres flores preparadas para decorar horquillas o coleteros. Escogí un fieltro rojo — con un aire muy español, perfecto para la Feria de Abril — y uno rosa fuerte, pero Lola está empeñada en que quiere una flor marrón. La idea no me atraía mucho, pero al volver a ver ahora la foto de Purl Bee, la verdad es que son preciosas en todos los colores.

Si no lo conocéis, Purl Bee es el blog de una tienda de costura y punto neoyorquina (y también tienda online). Con un gusto exquisito, está lleno de tutoriales, ideas y patrones que añadir a esa lista interminable de cosas que hacer.

El siguiente proyecto, ya más de cara al veranito, es un top de tirantes para Lola inspirado en una sandía. El patrón «Haltermelon», con tallaje de 6 meses a 2 años, es gratuito y lo podéis encontrar en la revista online de punto Petite Purls. Es una creación de «Never Not Knitting», y si estáis interesados en tallas más grandes, está a la venta hasta 6 años.

Foto de Alana Dakos

Petite Purls es una revista online trimestral dedicada al punto y ganchillo para niños totalmente gratuita, con artículos y patrones de ropa y juguetes. Este verano han publicado su cuarto número.

La autora del patrón, Never Not Knitting, tiene un blog, podcasts semanales y una tienda dedicada enteramente al punto. Entre sus patrones, hay una chaqueta sandía y una boina a rayas que me encantan.

¡Qué ganas, quiero terminarlos ya!

April 21, 2010   3 Comments