las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

Pintándose el cuerpo

Por aquí sigue haciendo calor, así que quizá no sea demasiado tarde para compartir una de las tardes que más ha disfrutado Lola este verano. El escenario nuestra terraza y las claves del éxito la combinación de dos cosas que le encantan a mi pequeña. La primera pintarse el cuerpo. Le ha gustado siempre, ¿os acordáis de una marcianita de dos años?, pero últimamente no hay día que no se pinte la cara. La segunda jugar con la manguera y remojarse en la piscinita hinchable que tenemos.

La propuesta era para Lola y Leo, pero Leo participó poco. Creo que no le hacía demasiada gracia su hermana manguera en mano, apuntando a todos lados y se pasó casi todo el rato huyendo.

Para fabricar nuestra pintura casera para el cuerpo lo primero que hice fue investigar un poquito por Internet. Las mezclas más populares usan una base de crema limpiadora, champú o de grasa vegetal (vegetable shortening) a la que se le añade pintura o colorante. Me gustaba más la idea de que la pintura fuera comestible por si Leo se la llevaba a la boca, así que me quedé con la idea de la grasa y usé un sustituto vegetal de nata del Mercadona que teníamos en la nevera, colorantes alimenticios y un poquito de maicena.

Las cantidades fueron totalmente a ojo. La textura era muy agradable, una mezcla entre crema de afeitar y nata montada de colores intensos que una vez en el cuerpo si se dejaba secar quedaba bastante fja. Algunos colores quedaron más cubrientes que otros, pero no se si debió a la irregularidad de las medidas o a la diferencia de colorantes. Eso sí, Lola no dió mucho pie a que se secara la pintura, su diversión era pintarse y remojarse al momento para limpiarse.

Lola se pintó mil veces, toda entera y de todos los colores. Tuve que hacer tres tandas de pintura porque siempre me pedía más. Según terminaba con un color, se limpiaba con la manguera o se tiraba a la piscina. Ya os podéis imaginar cómo quedó el agua de la piscina con tanto baño de colores: un agua negra que la locuela se echaba encantada por la cabeza.

Como no dejó prácticamente que la pintura secase en su piel, fue muy fácil limpiarla en la bañera, mientras que a Leo y a mi que no estuvimos tanto en remojo nos costó un poquito más. Y todos salimos un poco aceitados a pesar del jabón y el agua.

Fue muy divertido verla. Estaba muy loca, cantaba, contaba historias y brillaba de felicidad. ¿Se nota, verdad?

 

September 16, 2012   9 Comments

Jugar con agua: Water Wall

Ya estamos en verano, así que qué mejor plan para los peques que jugar con agua. Buscando ideas por Internet para montar una mesa de agua en la terraza encontré algo mucho, mucho mejor. En lugar de usar el plano horizontal, por qué no aprovechar la fuerza de la gravedad y montar el juego de recipientes, tubos y coladores en vertical, sobre una pared. Así es como nace lo que en inglés llaman water wall… algo así como la pared del agua.

En definitiva, se trata de una estructura diseñada para jugar con agua, creando canalizaciones que llevan el agua por varios caminos. Para ello se puede usar todo lo que se nos ocurra: tuberías, embudos, norias, botes agujereados, cascadas… Es además una forma excelente de reciclar envases, dándoles una nueva vida muy divertida.

Si no me equivoco mal, el primer waterwall que se asomó a internet fue el de Let the children play, y luego siguieron el de Teacher Tom, Irresistible Ideas for Play Based LearningCharles on Atelier. Todos ellos blogs de centros de preescolar maravillosos, donde los niños juegan y experimentan a sus anchas. Lo mejor es que en estas escuelas, son los propios niños los que han hecho el diseño y el montaje, utilizando taladros, tuercas,… ¡y lo han hecho solos!

Irresistible Ideas for Play Based Learning

Recogiendo ideas de estos water walls, podemos usar como base sobre la que montar nuestra estructura un trozo de linoleum colgado en la pared, una valla, o la que más me gusta a mi, un tablero perforado (pegboard) de los que se utilizan para colgar herramientas, que ya viene agujereado, lo que facilita el trabajo y da mucha flexibilidad para el montaje. Otra idea excelente, es crear algo que sea facilmente modificable, de forma que sean los propios niños los que puedan modificar el diseño sin grandes complicaciones. Para ello nos proponen usar cintas de velcro, o tornillos con tuercas mariposas que los propios niños pueden atornillar y desartonillar con sus manitas… pero también podríamos usar de forma más fija cinchas o clavos,es cuestión de imaginación y volverse un poco manitas.

Teacher Tom

Si os interesa montar algo parecido, daros una vuelta por todos estos blogs. La creatividad, entusiamo y amor por los niños de estos profesores son una maravilla y seguro que os quedáis enganchados a sus posts y os hacéis habituales.

Nosotros estamos dándole vueltas y yo creo que este verano tendremos water wall seguro. Lola quizá todavía no pueda participar demasiado en el diseño pero se lo va a pasar de lo lindo vertiendo agua aquí y allá.

July 1, 2010   4 Comments