las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

Pintando

El domingo pasado Lola me preguntó ¿pintamos la mesa y luego la limpiamos?. Lo repitió varias veces, dejando bien claro que no quería pintar sobre papel, y bueno, ante una propuesta tan bien planteada, no fui capaz de resistirme. Así que esta es la mesa de nuestro salón, decorada con esmero (con rotuladores lavables, eso sí) y, según contó, muchos gusanitos:

Supongo que el cambio de superficie, nada menos que una mesa amplia y blanca para llenarla de color, le resultó maravilloso porque pasó un buen rato pintando por toda ella. Lo cierto es que, tal y como había anunciado, puso igual empeño en limpiarla que en pintarla.

Después, viendo que los cristales también habían recibido un poco de rotulador, decidimos seguir adelante y decorarlos un poco más. Siguiendo la inspiración de The Artful Parent, pintamos con espuma de afeitar.

Lola nos pidió agua para limpiarse las manos y a partir de ahí, la actividad se convirtió más que en pintar en «afeitar» el cristal con las manos para limpiárselas acto seguido en el agua. Y por supuesto, regar toda la terraza con el agua. Un simple manguerazo dejó el cristal mejor que estaba, que ya le hacía falta un poco de limpieza.

Desde ese día, pintar con rotuladores en la mesa se ha convertido en la nueva moda. Ahora tenemos casi siempre la mesa decorada y… libre de trastos. Ella pinta emocionada y luego comenta toda divertida lo que ha hecho. Esta descripción de sus garabatos es mi favorita: «esto es un gusanito, esto un caracol, esto rayas».

1 comment

1 A través de la ventana — En el país de las hadas { 03.17.11 at 1:02 am }

[…] Que los niños pin­tan con entu­siasmo en cual­quier sitio que no sea el papel y mejor cuánto más grande y amplio sea el espa­cio, creo que todos los padres lo saben. La atrac­ción por las pare­des suele pre­sen­tarse antes o des­pués y ya os he ense­ñado lo que dis­frutó Lola una tem­po­rada con la mesa del salón. […]

Leave a Comment