las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

Parque del Aviocar

Getafe es una ciu­dad situada al sur de la Comu­ni­dad de Madrid. Es cono­cida como la cuna de la avia­ción espa­ñola por­que su base aérea mili­tar es una de las más anti­guas de España. Fue donde Juan de la Cierva voló su pri­mer auto­giro. En el 1911, allí ter­minó una de las prue­bas aéreas de mayor dis­tan­cia cele­brada en los pri­me­ros años de la avia­ción, el Raid París-Madrid. El par­que infan­til que hoy os pre­sento rinde home­naje a este hecho, inau­gu­rán­dose cien años des­pués de que el piloto Vedri­nes ate­rri­zara en Getafe ante el rey Alfonso XIII.

Se encuen­tra en la ave­nida Sal­va­dor Allende, en el barrio de El Ber­cial. Lo que había­mos leído pro­me­tía: un par­que que había obte­nido el pre­mio Colum­pio de Oro de Expoal­cal­día 2012 con una repro­duc­ción a escala real de un avión, el Avio­car C212. Un avión que se fabrica ínte­gra­mente en las ins­ta­la­cio­nes de CASA, en Getafe, desde el año 1971.

La pri­mera impre­sión al lle­gar me decep­cionó un poco, me había ima­gi­nado un avión de ver­dad y no un par­que con forma de avión. Pero ense­guida empe­za­mos a des­cu­brir que en los 731m2 de par­que había muchas cosas que des­cu­brir y que el avión escon­día muchas sorpresas.

El avión tiene muchas entra­das, la prin­ci­pal una gran rampa acce­si­ble para sillas de rue­das. Tiene, como no podía fal­tar, la cabina con los pues­tos del piloto y copi­loto. En lugar de filas de asien­tos para los pasa­je­ros, el inte­rior está divi­dido por unos pane­les donde hay jue­gos de inge­nio: labe­rin­tos, puzz­les,… Lola dis­frutó muchí­simo de una rueda labe­rinto de cani­cas y Leo apro­ve­chó la divi­sión y los pane­les para jugar al escon­dite y correr como un loco de aquí para allá.

Hay tobo­ga­nes, colum­pios para bebés, un gran colum­pio hamaca, tiro­lina, camas elás­ti­cas, atrac­cio­nes para los mas peque­ños, super­fi­cies para tre­par, puente de cuerdas…

Lola y Leo se lo pasa­ron pipa reco­rrién­dolo entero. A Lola le entu­sias­ma­ron las camas elásticas.

Nos encan­ta­ron las lomas irre­gu­la­res que, como si fue­ran nubes des­per­di­ga­das por el azul del cielo, invi­tan a moverse, esca­lar, dejarse caer, rodar, subir corriendo,… Las hay más altas para los niños más gran­des y otras del tamaño de Leo.

El par­que está adap­tado para niños con dis­ca­pa­ci­da­des y cuenta tam­bién con pane­les didác­ti­cos sobre la his­to­ria de la avia­ción en Getafe y el sis­tema Braille.

Una visita total­mente reco­men­da­ble para los que vivi­mos en Madrid.

2 comments

1 yo misma { 12.14.12 at 9:19 am }

Me parece un sitio super chulo para los peques.
¡Gra­cias por la información!

2 La princesa guisante { 12.17.12 at 12:41 pm }

alaaaaaaaaaaaaaaaaaa es chu­liiiiiii­simo!! :O

Leave a Comment