las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

Outside your Window: A First Book of Nature

Creo que no me equi­voco si afirmo que la pri­ma­vera es la esta­ción que con más ganas y emo­ción espe­ra­mos la mayo­ría. Des­pués del largo invierno, con qué pla­cer reci­bi­mos los pri­me­ros días solea­dos en los que nos sobra el abrigo y qué ilu­sión sen­tir que allá donde mire­mos hay seña­les de que la vida brota con fuerza. Aun­que las pri­sas nos ago­bian todas las maña­nas, nues­tro camino maña­nero al cole en coche es mucho más emo­cio­nante ahora que vamos con los ojos bien abier­tos para ver qué color nuevo divi­sa­mos al girar cada esquina. En ape­nas unas sema­nas hemos cele­brado la deli­ca­deza del blanco de los almen­dros, el ama­ri­llo intenso de las mimo­sas, la ciu­dad uni­ver­si­ta­ria en pleno esplen­dor rosa de los pru­nos, los jaz­mi­nes ama­ri­llos que vamos des­cu­briendo y los dien­tes de león que empie­zan a sal­pi­car la hierba, y esta semana esta­mos feli­ces por­que las gli­ci­nias vio­le­tas ya están floreciendo.

Esa forma de mirar a nues­tro alre­de­dor, con inten­ción, con asom­bro y con amor es la que nos trans­mite el libro que hoy os quiero pre­sen­tar: “Out­side your Win­dow: A First Book of Nature”, autora Nicola Davies e ilus­tra­dor Mark Hearld. (La edi­ción inglesa se llama sim­ple­mente “A First Book of Nature”)

IMGP6991

Fue un regalo de los reyes de este año para Leo, pero podía haber sido para cual­quiera de noso­tros. Es un libro bonito y cui­dado, de for­mato grande, tapa dura, 108 pági­nas, buen papel, tenerlo en las manos es todo un gusto. Des­gra­cia­da­mente no está tra­du­cido al espa­ñol, y se siente por­que la tra­duc­ción no siem­pre es fácil y el voca­bu­la­rio a veces me falla. Pero por la belleza de sus ilus­tra­cio­nes lo reco­men­da­ría incluso para quien no sepa inglés.

La autora del texto es Nicola Davies, zoó­loga y escri­tora inglesa, que nos invita a recu­pe­rar la mirada inocente y llena de fas­ci­na­ción del niño, fiján­do­nos en la belleza de tan­tas cosas que nos rodean y a veces obvia­mos, como el zum­bido de las abe­jas o la ban­dada de pája­ros que muchas maña­nas pasa por nues­tras cabe­zas y no mira­mos. Con peque­ñas narra­cio­nes o poe­sías de verso libre reco­rre las cua­tro esta­cio­nes, des­cri­biendo lo que ocu­rre en cada una de ellas. De este libro cuenta:

Me des­pojé de mi yo adulto y volví a la niña que era con cinco o seis años. Desde ese yo infan­til podía ver el mundo como se ve por pri­mera vez — no sim­ple­mente las imá­ge­nes y los soni­dos de la natu­ra­leza sino tam­bién las sen­sa­cio­nes y los pen­sa­mien­tos sobre ellas que enton­ces corrían por mi, fuer­tes como la marea. Este libro nace de esa niña, sen­tada en un campo de cebada al atar­de­cer, sin­tiendo que el mundo gira”

Esa última frase es una de mis favo­ri­tas del libro, y está reco­gida en la poe­sía dedi­cada a la noche en la esta­ción de verano que ter­mina así

Some­ti­mes you can feel,
some­ti­mes you can feel,
some­ti­mes you can feel the world is tur­ning

IMGP7009

Cada poe­sía va acom­pa­ñada de una mara­vi­llosa ilus­tra­ción a doble página de Mark Hearld. Este artista inglés estu­dió ilus­tra­ción en la Glas­gow School of Art y se espe­cia­lizó en Natu­ral His­tory Illus­tra­tion en el Royal College of Art. Su tra­bajo está ins­pi­rado en la flora y fauna inglesa y usa una mez­cla de téc­ni­cas mix­tas, collage, lito­gra­fía y linóleo.

Su tra­bajo es una autén­tica belleza que casa per­fec­ta­mente con el texto, dando vida a ani­ma­les, plan­tas y pai­sa­jes. El uso del color, del collage, los ani­ma­les, la deli­ca­deza de la cali­gra­fía, todo ello hace de estas ilus­tra­cio­nes algo muy especial.

Aquí tenéis una pequeña mues­tra de la pri­ma­vera, aun­que las fotos no hacen jus­ti­cia al libro:

IMGP6994O

IMGP7011

IMGP7006

IMGP6996

Si os habéis que­dado con ganas de saber más sobre el ilus­tra­dor Mark Hearld, os reco­miendo este vídeo.

1 comment

1 Anina { 04.04.14 at 9:57 pm }

Qué rabia no con­tro­lar el inglés! Me lo apunto para rega­lar a una amiga y sus niñas que seguro les encantará.

Un pla­cer descubrirlo.

Leave a Comment