las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

Lugares de juego: Isamu Noguchi

No es la pri­mera vez que en esta sec­ción habla­mos de la incur­sión de un artista en el diseño de espa­cios de juego. En este caso, se trata del japo­nés Isamu Nogu­chi, un artista poli­fa­cé­tico prin­ci­pal­mente cono­cido por su faceta como escul­tor y pai­sa­jista, pero que alcanzó tam­bién gran popu­la­ri­dad por su diseño de lám­pa­ras y muebles.

Nogu­chi se sen­tía atraído por el diseño de zonas de juego para niños, pero no tuvo suerte y vio sus pro­yec­tos recha­za­dos una y otra vez. Sus par­ques son espa­cios dife­ren­tes, donde la tie­rra toma for­mas orgá­ni­cas, escul­tu­ras sinuo­sas sir­ven de tobo­ga­nes y las for­mas abs­trac­tas y el mini­ma­lismo impreg­nan el espa­cio con un aire irreal.

Su pri­mer diseño, Play Moun­tain (1933), era una estruc­tura pira­midal con terra­zas, una pro­puesta que tra­ba­jaba la tie­rra como si de una escul­tura se tra­tara. Con­taba con un anfi­tea­tro, varias terra­zas, dos tobo­ga­nes, uno pequeño con agua para el verano y otro más grande para des­li­zarse en tri­neo durante el invierno. En pala­bras de Nogu­chi “Play Moun­tain fue el embrión del que nacie­ron todas mis ideas que rela­cio­nan la tie­rra y la escul­tura. Es el pro­ge­ni­tor de los par­ques infan­ti­les como pai­sa­jes escul­tu­ra­les.”

Wal­ker Art Cen­ter, Min­nea­po­lis, Minessota

El pro­yecto fue recha­zado por Robert Moses, comi­sio­nado de New York City Parks, que años más tarde tam­bién recha­za­ría el par­que dise­ñado para Nacio­nes Unidas.

Antes de empren­der el diseño de un nuevo par­que infan­til, Nogu­chi se orientó a su equi­pa­miento, ideando colum­pios y tobo­ga­nes que tam­poco lle­ga­ron a ver la luz más que en el cine (en la pelí­cula “La Diosa de la Danza”(“Down to Earth”) con una Rita Hay­worth con­ver­tida en musa). Les acha­ca­ron falta de segu­ri­dad, razón por la cual su siguiente pro­yecto, Con­tou­red Play­ground, se basaba en un juego de líneas sinuo­sas for­mado por las ondu­la­cio­nes de la tie­rra, a prueba de acci­den­tes. Los niños podían subir y bajar por las super­fi­cies cur­vas y había varias zonas de inte­rés, esca­lada, juego y agua en verano. El esta­llido de la Segunda Gue­rra Mun­dial acabó con este pro­yecto que nunca se llegó a realizar.

Nogu­chi lo vol­vió a inten­tar en 1951, con un pro­yecto en cola­bo­ra­ción con el arqui­tecto Julian Whittle­sey para el com­plejo de las Nacio­nes Uni­das en el East River de Nueva York. El apoyo de crí­ti­cos de arte y del Museum of Modern Art no fue sufi­ciente de nuevo para con­ven­cer al ayun­ta­miento. Las maque­tas nos mues­tran un esce­na­rio casi surrea­lista: hay zonas de esca­lada, aros de balon­cesto, un juego de pla­ta­for­mas trian­gu­la­res.… pero como Nogu­chi defen­dió en su día es prin­ci­pal­mente un espa­cio que se abre a los niños para que lo explo­ren libre­mente, sin decir­les lo que tie­nen que hacer.

El último intento de cons­truir un par­que de jue­gos en Nueva York fue una cola­bo­ra­ción con el arqui­tecto Louis Kahn para un pro­yecto de gran enver­ga­dura en River­side Drive Park (1961–66), y que fue recha­zado por el ayun­ta­miento tras cinco rediseños.

Nogu­chi sólo vió dos de sus par­ques infan­ti­les lle­vado a la reali­dad, Plays­ca­pes en Pied­mont Park, Atlanta, Geor­gia (1975–76) y Kodomo No Kuni (1965–66), cerca de Tokyo, en cola­bo­ra­ción con Yos­hio Otani.

Pied­mont Park, Atlanta

Su último pro­yecto, que ter­minó poco antes de morir,  fue un gigan­tesco diseño para el Moere Numa Park en Sap­poro, Japón. En Moere Numa Park, abierto al público en el 2005,  se pue­den ver muchos de los sue­ños que Nogu­chi vio recha­za­dos durante su vida: su pri­mera Play­moun­tain, su equi­pa­miento de jue­gos para par­ques infan­ti­les, sus tobo­ga­nes escul­tó­ri­cos, el Aqua Plaza para jugar con el agua…

Un par­que, sin duda, que merece la pena visitar:

Fotos de Ping­Mag

3 comments

1 Leticia { 07.26.10 at 7:33 pm }

Hola Lola, siem­pre me pones los dien­tes lar­gos con esta sec­ción tuya sobre luga­res de juego por­que luego bajo al par­que de casa y no es lo mismo, jajaja

Un abrazo

2 Lola { 07.27.10 at 3:43 pm }

jeje, si a mi me pasa lo mismo!!. Qué pena que muchos estén tan lejos, ¿verdad?

3 Appunti… | Immaginare Contesti { 03.27.11 at 8:06 pm }

[…] nella foto, il giar­dino realiz­zato da Isamu Nogou­chi per l’ UNESCO Head­quar­ters di […]

Leave a Comment