las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

Adios Junio

Hace unos minutos que terminó el mes de Junio. Un mes que hemos disfrutado al máximo, por eso casi no he aparecido por aquí. Antes de que llegara el calor y que las playas se llenaran hasta los topes, nos escapamos diez días a Denia. Un respiro que nos sentó de maravilla. Hicimos castillos en la playa, nos bañamos mil veces en mar y piscina, recogimos conchitas, volamos cometas, ¡ay, qué bien se está de vacaciones!

Leo descubrió por primera vez el mar y la piscina. El año pasado era muy chiquitín y sólo los vió de lejos. Nos ha demostrado que es un pececillo que no tiene nada de miedo al agua. Se bañó feliz en mis brazos a todas horas y hasta se metió gateando en el mar para ir en mi busca hasta que hizo aguas y tuvo que salir su padre corriendo tras él. Pero lo que más feliz le hizo fueron las escaleras del apartamento, las tuvimos que clausurar con una maleta para no tener que estar todo el día detrás de él… hasta que también aprendió a tirar la maleta.

Lola, que siempre ha tenido miedo al agua, este año estaba mucho más suelta. Se lanzó a la piscina el día de llegada como una loca, entraba, salía y entre carrera y carrera daba saltos y gritos de alegría. Y en el mar olvidó sus miedos y se bañó y jugó encantada. Ya habla de volver, ¡no me extraña!

Volvimos a Madrid y el fin de semana siguiente ya estábamos otra vez en carretera. Esta vez rumbo al valle del Tiétar, a las casas rurales de El Higueral de La Sayuela, en el pueblo de El Raso. Un sitio maravilloso donde estoy segura que volveremos. Estuvimos en una compañía fantástica, las familias de las madres de día y de los amiguitos de El Nido de Lola, con los que pasa sus mañanas. Ha sido muy especial verlos a todos juntos, felices, todo el día en pelotillas, corriendo, mojándose, manchándose de tierra, pasándoselo en grande. En un fin de semana nos ha dado tiempo a disfrutar de un montón de grandes y pequeñas cosas como cenar bajo un cielo estrellado, comer un montón de platos deliciosos preparados entre todos, visitar la charca de las ranas, celebrar dos cumpleaños, bañarnos en las pozas,. Con razón nadie quería volver a casa.

A cambio de tanta escapada, Julio lo pasaremos enterito en Madrid, pegados al ventilador y escapándonos a la piscina en cuanto podamos. Prometo propuestas y actividades fresquitas para combatir el calor, nosotros las vamos a necesitar. A Junio eso sí, lo vamos a echar de menos.

4 comments

1 equipo28 { 07.01.12 at 10:48 pm }

Me alegro que disfrutarais tanto de Junio, aqui tenemos el mar pegado casi a casa todo el año, y es genial para jugar tanto en invierno como en verano. Eso si en pleno verano entre tanta gente y la calor lo disfrutamos algo menos.
Animo para Julio …

2 Inma { 07.10.12 at 9:38 am }

Las fotos son espectaculares, me alegro que disfrutarais del mes de junio, para mí uno de los mejores para ir de vacaciones! Un besico.

3 Lola { 07.16.12 at 11:59 pm }

Equipo, qué envidia eso de tener el mar pegado. Llevo en Madrid desde que nací pero me encantaría vivir cerquita del mar, ¡es un lujo!
Inma, estoy contigo, es un mes perfecto para irse de vacaciones, buen tiempo y sin aglomeraciones, si se pudiera yo repetiría todos los años!

4 Anina { 09.02.12 at 11:26 pm }

Aaaay el mar… como lo hemos echado de menos este año…

Me apunto la casa rural que tiene una pinta estupenda!

Besos!

Leave a Comment