las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

21 Balançoires

21 Balançoires es una invitación a jugar y hacer música que se pudo disfrutar la primavera pasada en el Promenade des Artists del Quartier des Spectacles de Montreal. Se trata de un instrumento gigante colectivo compuesto por nada menos que 21 columpios musicales. Una idea preciosa de la pareja de artistas Mouna Andraos and Melissa Mongiat, que trabajaron en colaboración con Luc-Alain Giraldeau, profesor de comportamiento animal en la UQAM Faculté des Sciences, y el compositor Radwan Ghazi-Moumneh.

Cada columpio en sí es un instrumento diferente. Cuando empieza a moverse «toca» una sola nota, pero a medida que va subiendo más y más alto, el sonido va cambiando y se convierte en arpegios y melodías.Pero es que además los columpios están pensados para interactuar, de forma que hay sonidos que sólo se producen fruto de la cooperación. En total, son siete conjuntos de tres columpios cada uno con distintos sonidos clásicos.

«Tiene que existir una conexión de algún tipo entre la gente, por miradas, reacciones, ajustes… Lo que la gente escucha depende de lo que hace cada uno. Y esa es la parte que para nosotros es fascinante: estamos en medio de la ciudad, la gente no se conoce y nos emociona ver cómo reaccionan y cooperan» Melissa Mongiat

El diseño es colorista, moderno y tiene hasta luz por la noche para aumentar un poquito la magia.

Photos: olivierblouin.com para Daily Tous les Jours

Una invitación para todas las edades que sorprende y emociona por su belleza y singularidad, y que además nos transmite el poder del trabajo en equipo. Me encantaría poder columpiarme en los 21 Balançoires.

4 comments

1 Marta { 09.28.12 at 9:09 am }

No se cómo, pero me había despistado con las hadas; ahora acabo de leer los 3 últimos post: primero la melancolía, luego Lola embadurnada y, al final, esta maravilla canadiense. Todo un chute para final de verano. Bienvenida y mucho ánimo el lunes.

2 Fernando Funes { 10.20.12 at 1:21 pm }

Es una idea fantástica. Es pensar en el hombre urbano por encima de sus necesidades básicas, y considerar su «hambre de belleza «Me parece algo hermoso y felicito a sus creadores y a la ciudad por darle cabida. Innovar en lo humano de la ciudad para que se encuentre con el mundo de la magia y la belleza.

3 Lola { 10.22.12 at 11:26 pm }

Me ha encantado tu comentario Fernando. Magia y belleza, qué cosas más necesarias y qué falta hacen en la ciudad. ¡Gracias!

4 Hilos y columpios — En el país de las hadas { 01.23.13 at 11:14 pm }

[…] unos meses escri­bía sobre 21 colum­pios musi­ca­les en Canadá y hoy vuelvo con los colum­pios y el arte. Esta vez ha sido en Nueva York, en la […]

Leave a Comment