las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

Posts from — March 2015

Huevos de Pascua

Recuerdo con mucho cariño la celebración de la Pascua en mi colegio. Todos los años traíamos de casa decorado nuestro huevo duro, se elegía el huevo más bonito de cada clase y acabábamos comiendo la mona y los huevos en el campo.

Será por eso que me encanta decorar año tras año los huevos con Lola y Leo. Aunque nosotros en vez de usar huevos duros y comerlos, solemos vaciarlos antes y usarlos de decoración primaveral. Y así, si nos hemos quedado enamorados de lo bonitos que han quedado, los podemos guardar de año en año.

Como soy un poco desastre y no acabo de recuperar el ritmo de escritura en el blog, muchas veces me dejo posts a medio escribir de temas estacionales que pasada la fecha ya no tienen mucho sentido. Eso me pasó con los nidos y los huevos que hicimos el año pasado, así que con un año de retraso aquí están. Si no somos demasiado remolones espero poder enseñaros en un par de días los de este año.

. IMGP7142 (1)

A Lola y Leo les encanta pintar y teñir los huevos pero el año pasado la verdadera fiesta fue vaciarlos. Si nunca lo habéis hecho, basta hacer un agujerito arriba y abajo con una aguja o alfiler y soplar. Cuanto más grande el agujero más fácil, y si pinchas el huevo introduciendo el alfiler varias veces, se rompe la yema y sale también con más facilidad.

Aquí están los sopladores el año pasado, lo que nos reímos cuando Leo sorbió por error y dijo ¡me he comido el moco!

IMGP7129

IMGP7119 (1)

IMGP7124

Los huevos decorados los colocamos en unos nidos hechos con papel de colores. Lola hizo uno ella sola y Leo y yo compartimos el otro. Lo habíamos probado ya otro año con papel marrón, que da un aspecto de nido más natural, pero me quedo con estos otros mucho más alegres y locos.

El proceso es muy fácil, se elige un bol del tamaño deseado, se pone boca abajo y se protege con papel film, y se van colocando sobre él poco a poco papeles mojados en una mezcla de pegamento y agua o modpodge. Nosotros utilizamos la destructora de documentos para conseguir las tiras pero se pueden cortar a mano con paciencia. Podéis jugar a poner más o menos tiras, consiguiendo un enrejado mayor o menor. Una vez seco se desprende con cuidado el papel film y ya tenemos un nido estupendo.

IMGP7140 (1)

IMGP7147 (2)

Los huevos están teñidos con colorantes y algunos pintados antes con ceras blancas. Los dos que tienen un tono anaranjado más intenso están pintados con laca de uñas, según este tutorial de Hello Natural, aunque el resultado no se parezca mucho… probablemente la elección de colores no era la mejor y entremezclamos demasiado los tonos, pero es un método que sea como sea siempre queda bonito.

Y para acompañar estas fotos, os recomiendo un libro lleno de huevos y conejitos, «The Easter Egg» de Jan Brett. La historia es dulce y las ilustraciones son una auténtica delicia.

The-Easter-Egg

Aunque nuestro corazón sigue perteneciendo a la conejita de campo y los zapatos dorados de la que os hablé una vez. Lo tenemos guardado hasta que llega la primavera y ¡cómo me gusta releerlo año tras año y ver la carita de atención que ponen siempre!

March 27, 2015   1 Comment

De cine documental

Hay películas que te demuestran la grandiosidad del mundo en el que vivimos y te dejan atrapadas por la belleza de sus imágenes. Y es una gozada compartirlas con los niños y poder quedarnos todos con la boca abierta a la vez. Los últimos dos fines de semana hemos disfrutado en el sofá de casa de dos de estas películas. La primera nos acerca al increíble mundo de los insectos y la segunda nos lleva viajando hasta la Antártida para seguir la marcha de los pingüinos emperador.

Claude Nuridsany y Marie Pérennou son los directores de Microcosmos, un documental francés de 1996. Una película impresionante con un trabajo de años y años detrás. Nada menos que quince de investigación, dos de desarrollo de todo el equipo técnico que usaron para la grabación — es imposible no preguntarse una y otra vez cómo han sido capaces de capturar con esa nitidez y detalle cada escena- y terminando con sus tres años de rodaje.

microcosmos

Si a mis hijos les dices que les va poner un documental sobre insectos, es muy probable que no se muestren muy animados o incluso protesten y te pidan otra cosa, pero Microcosmos les enganchó desde el primer minuto. Nos tuvo a toda la familia hipnotizada, totalmente embobados con el vuelo de los insectos, la pasión de los caracoles, el esfuerzo del escarabajo, la destreza de la araña, cada pelo de la oruga, los estragos que causa cada gota de lluvia durante la tormenta…

microcosmos---le-peuple-de-l-herbe_255712_27701

0000217666

Ya en verano habíamos visto una película más reciente de los mismos directores «La cle des champs» («El secreto de los campos») que nos había parecido también fascinante. Centrada principalmente también en el mundo de los insectos, «La cle des champs» tiene el aliciente de descubrir el mundo increíble que se esconde en un estanque en medio del campo a través de la mirada, llena de asombro e imaginación, de dos niños. Recuerdo que a Lola le fascinó la niña y su juego con las amapolas. Cada fotograma es de una belleza apabullante.

la-cle-des-champs (2)

la-cle-des-champs (3)

la-cle-des-champs (4)

la-cle-des-champs

En ambas películas es una delicia cómo la música acompaña las imágenes y ese ir y venir, a veces auténtico baile, de los insectos.

De «El viaje del emperador» de Luc Jacquet (2005) recuerdo su estreno en los cines pero aunque tengo debilidad por los pingüinos me quedé sin verla en su día. Narra la marcha que todos los años emprenden los pingüinos emperador para aparearse y tener a sus crías en uno de los parajes más duros e inhospitos del planeta. Lola se la contaba el otro día a mi tía y le decía es ES-PEC-TA-CU-LAR, así, con mayúsculas y pausas entre sílaba y sílaba. Lo cierto es que no hay palabras para describir el esfuerzo, la dureza y la batalla que cada año emprenden estos pingüinos para poder perpetuar la especie.

pinguinos 4

pinguinos 3

Si tus pequeños son muy sensibles hay imágenes difíciles y duras. Yo sufrí un poco por Leo que con voz triste preguntaba por cada pingüino que no conseguía sobrevivir en medio del frio. Lola con sus seis años lo llevó mejor y todos nos enternecimos con el amor y la dulzura de estos animales y esos pingüinos crías que son tan bellos y tiernos. Mi hija anunció que querría tener uno en el congelador, supongo que para que no echara de menos el frio:-)

pinguinos 2

¿Conocéis algún otro documental bonito bonito que añadir a la lista? Tenemos apuntados ya «Océanos» y «Nómadas del viento».

March 16, 2015   3 Comments