las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

Posts from — March 2014

Un año después… pintando

¡Hola! ¿Hay alguien ahí? Este país de las hadas lleva más de un año abandonado, así que lo dudo mucho. Pasó casi un año antes de que asumiera que el blog y yo lo habíamos dejado y, aunque suene falso, en todo este tiempo siempre he tenido la intención de volver al día siguiente. Pero el cansancio, el sueño, las prisas, los agobios, el querer abarcar demasiado, el no poder hacerlo todo y la pereza han ido ganando poco a poco a las ganas de escribir. Hasta hoy.

Hoy vuelvo porque me gusta escribir y compartir con vosotros. Porque aunque no se por cuánto tiempo ni cómo, es ya un desafío personal conseguir retomar este blog para saber si de verdad merece la pena seguir. Porque se que hay muchos momentos de la vida de Lola y Leo que no los recordaría igual si no fuera por este diario digital y ya se me ha ido un año sin contarlos. Vuelvo también por todas las cosas que he descubierto y aprendido para contarlas aquí, porque echo de menos los mensajes cariñosos y cercanos que me han traído estas hadas, ¡lo que he disfrutado cada vez que alguien me contaba cómo adaptaban una de nuestras propuestas o lo que les gustaba esta canción o aquel libro! Sí, definitivamente vuelvo por todos los que en algún momento leyeron este blog.

Dicho todo esto, qué mejor que ir directamente a lo que más nos gusta: pintar, pringarnos, experimentar…

Me parecía una forma simbólica volver con una actividad muy similar a la última que quedó colgada en el blog, la pintura de nieve. Como si hubiéramos recorrido un círculo entero y volviéramos a empezar.

Si hace un año para simular la nieve usábamos una mezcla de agua, harina y sal, este año mezclamos a partes iguales (o eso intentamos) espuma de afeitar y pegamento.

Para resaltar el blanco empezamos usando una cartulina plateada, que casi casi parecía un espejo. Lola se divirtió aquí dibujando sobre la pintura blanca con un palillo de algodón.

IMGP6690

IMGP6969

Luego repetieron con una cartulina negra.  Y esta vez, como siempre, no nos resistimos a incorporar color al final añadiendo acuarelas líquidas.

Leo y Lola usaron pinceles, pero también hundieron la mano en la mezcla de espuma y pegamento, una pura delicia sensorial. Un gran cuenco con agua para lavarse las manos añadió mucha diversión a la experiencia.

Concentrados pintando

Pintamos... hasta con patines

Empezando a pintar: amasando

2014-01-28 19.06.49  

Los dos disfrutaron como locos… Lola sobre todo bailaba y cantaba como una locuela mientras amasaba la pintura sobre el papel, y mezclaba los colores para conseguir espuma de colores.

En sólo una noche la pintura secó. Puedo prometer que se oyó un oooohhh general al descubrir el resultado y tocar cómo quedaba, no sólo de los niños sino también mío. La espuma queda hinchada y es suave suave al tacto, es maravilloso pasar el dedo por encima. De por sí, Lola se dedicó a deshinchar todos los relieves.

Este es el resultado final:

Pintura de nieve de Lola

Detalle pintura de nieve Lola

Pintura de nieve de Leo

Una experiencia muy divertida y totalmente recomendable con la que recibiros de nuevo en nuestro rincón. ¿Volveréis? Os prometo una de libros muy pronto.

March 26, 2014   9 Comments