las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

Posts from — November 2011

Siete meses

Leo crece y crece. Tiene ya siete meses y es un bebé feliz, tranquilo y lleno de paz. Llama la atención por su placidez y sonrisa por donde va. Y es que sonríe y sonríe a todo el que le dice algo. Nos encanta oír sus risas cuando le hacemos cosquillas y le llenamos de mimos. Y el se entrega totalmente, contento y amoroso, feliz de recibir mil besos y caricias.

Domina el arte de rodar por los suelos haciendo la croqueta y ya se arrastra reptando en línea recta para atrapar todo lo que llama su atención. Se entretiene con cualquier cosa, manosea, da vueltas y se lleva a la boca el mundo entero. Es fiel a su tetita y por ahora no tiene mucho interés en comer otras cosas. Trae loca a su hermana: a veces le adora, le achucha y le llama Leíto con cariño y otras se desespera celosa.

Intento fijar en mi cabeza cada momento, cada detalle que me regala y que mañana ya será un poco distinto: el color de sus mejillas sonrosadas cuando acaba de tomar teta y se queda dormido, el peso de su cuerpo rendido en mis brazos, los pliegues de sus muslos tiernos y gorditos, el brillo de sus ojos clavados en los míos, su olor y esa sonrisa pura dicha, transparente y franca. Gracias Leo por darnos tanto amor.

November 29, 2011   6 Comments

Pintando hojas

Cada dia volvemos a casa con un puñado de hojas caídas de los árboles. Amarillas, marrones y las más preciadas por Lola y también mis favoritas, ¡rojas!. Aunque alguna vez se nos olvida, las solemos prensar entre papel de periódico. Lola disfruta colocándolas, y más aún, sacándolas al cabo de un par de días, más no somos capaces de esperar. Pero luego no quiere hacer nada con ellas y la verdad es que ya no se dónde ponerlas.

Las últimas semanas le he ofrecido varias propuestas para usarlas y este lunes por fin aceptó. La idea la sacamos de TinkerLab aunque como yo sólo recordaba la idea de jugar con las impresiones negativas de las hojas, la cambiamos un poco. Rachelle proponía pulverizar pintura con sprays sobre las hojas y levantarlas después, descubriendo sus figuras, y nosotros cambiamos los sprays por témpera extendida con rodillos y espátulas de espuma.

Para poder pegar y despegar las hojas sin problema, se me ocurrió usar un pegamento en spray reposicionable. Sin embargo, no funcionó demasiado bien y muchas hojas no pegaban bien o se despegaban al pintar sobre ellas. Seguro que no ayudó el hecho de que las hojas no estuvieran demasiada planas y el ímpetu con el que Lola pasaba el rodillo sobre ellas. Algunas hojas las volví a sujetar con esa masilla que venden para pegar posters en las paredes, pero tampoco fue demasiada buena solución.

No importó que el pegamento no fuera muy buena idea, Lola se concentró muchísimo en la actividad y disfrutó de lo lindo. En seguida descubrió la figura que se dibujaba al levantar una hoja pero en lo que de verdad se deleitó fue en decorar las hojas. Así que al final, más que las impresiones negativas sobre el papel, que también quedaron bonitas, lo que más nos gustan son las maravillosas hojas estampadas en rojo, verde, amarillo, marrón y dorado.

Por supuesto, ya están colgadas en una guirnalda.

November 28, 2011   2 Comments

La tia de Marruecos

Hoy mientras íbamos en el coche hemos pasado un rato bien divertido cantando la canción de la tía de Marruecos. Una canción popular que nos lleva de visita hasta Marruecos para contar todas las cosas que uno se encuentra en el camino. Cada una de ellas se teatraliza con gestos y sonidos, y en el estribillo de forma encadenada y ordenadamente se van repitiendo todas ellas. La dificultad se va incrementando a medida que la lista empieza a crecer y nos obliga a prestar atención y ejercitar la memoria.

Yo os traigo una versión en brasileño que me encanta, donde la conocen como “Ip Op”. El monstruo del final me parece genial. Es una grabación de Palavra Cantada, de los que ya hablé hace tiempo, y que forma parte del CD-ROM Pandalele, una recopilación de juegos de calle.

Fui visitar minha tia em Marrocos, ip, op
fui visitar minha tia em Marrocos, ip op
fui visitar minha tia, fui visitar minha tia
fui visitar minha tia em Marrocos

No caminho eu encontrei um camelo ondulado
no caminho eu encontrei um camelo ondulado
no caminho eu encontrei, no caminho eu encontrei
no caminho eu encontrei um camelo ondulado

Ip au au au ip au/ ip op, ondulado
ip au au au ip au/ ip op, ondulado
ip au au au, ip au au au ip au au au ip au/ip op, ondulado

No caminho eu bebi um guaraná, glup, glup
… 
ip au au au ip au/ ip op, ondulado, glup, glup

no caminho eu encontrei um doutor, ai que dor

ip au au au ip au? ip op, ondulado, glup glup, ai que dor, etc, etc, etc…

Nosotros la traducimos como “fui a visitar a mi tía en Marruecos… en el camino me encontré…”

Es un juego que nos invita a inventarnos elementos nuevos. Hoy nos hemos reído con Lola, que no paraba de añadir y añadir más cosas que se encontraba en su camino imaginario: unos labios pintados, un coche rosa, una flamenca con traje de flamenco y zapatos de flamenco, unos tambores…

¿Conocíais a la tía de Marruecos?, ¿os ha gustado?

November 28, 2011   3 Comments

Lily Balou

Lily Balou es una marca belga de ropa para niños suave como el melocotón.

Empezó fabricando portabebés pouchs y ponchos divertidos y ahora se ha lanzado al diseño de prendas de vestir. Ropa muy alegre y muy fácil de poner para todos los días. Me encantan los cortes sencillos y cómodos, el tejido velour de todas las prendas y por supuesto los colores brillantes. Ese verde y amarillo alegran el día a cualquiera.

Es una colección a base de colores lisos, con prendas que combinan perfectamente entre sí y que además, muchas son unisex. Cuesta decidirse entre el peto, los vestidos con aire setentero o esas chaquetitas cardigan clásicas renovadas por el tejido y la nota de color.

Los ponchos de forro polar adornados con borlas de pompón son también una inyección de optimismo para el frío.

Y para estas Navidades, estos pijamas, que estarán disponibles a finales de Noviembre, son muy divertidos y perfectos para abrir regalos a los pies del árbol.

November 22, 2011   5 Comments

El gran bucle de Wiesbaden

Hoy os llevo hasta Alemania para conocer el parque infantil de Schulberg, en la ciudad de Wiesbaden. Construído este mismo año por la firma de arquitectura y paisajismo Annabau, este proyecto forma parte de un espacio público que intenta revitalizar el centro histórico de esta ciudad. La estructura de juego, el gran bucle, es la parte central de esta plaza, que pretende ser un punto de encuentro para grandes y pequeños.

Se trata del primer espacio de juego infantil que realiza Annabau, que quiso alejarse de las estructuras más conocidas y ofrecer algo nuevo, que sorprendiera, que obligara a probar y descubrir.

Su idea básica era crear un juego infi­nito, de ahí sur­gió la idea del bucle, que se ha creado con dos grandes tuberías verdes de acero que se doblan, suben y bajan con formas ondulantes y sinuosas, cerrándose sobre sí mismas. Entre las dos una gran red continua que invita a trepar, colgarse y recorrer toda la estructura sin ni siquiera tocar el suelo. Pero hay muchos más elementos integrados en la red que amplian las posibilidades de juego, como un bosque de lianas que cuelga de la misma, un túnel, trampolines, membranas de goma que giran o invitan a correr pasando de una a otra, una gran pendiente para escalar y otra para tirarse como si fuera un tobogan…

Dentro del bucle, un juego topográfico de pequeñas colinas y anillos de goma rodeados por arena para que jueguen los más pequeños o se sienten los padres mientras contemplan cómo juegan sus hijos.

Además el parque goza de unas vistas espléndidas de la ciudad de Wiesbaden, a la que rinde homenaje con su forma pentagonal como la figura de la antigua ciudad histórica.

Fotos de Hanns Joosten

No me extraña que los niños de Wiesbaden piensen que es el mejor sitio de toda la ciudad.

November 15, 2011   4 Comments

Pintar en seda

Hacía tiempo que quería que Lola probara a pintar sobre seda y, ya por fin, la semana pasada compré unos pañuelos y pintura para seda en una tienda de manualidades.

Yo sólo he pintado en seda una vez en mi vida, hace más de dos años. Recuerdo que fue una experiencia muy relajante que disfruté mucho. La técnica que usamos aquella vez fue pintar sobre la seda mojada, de esta forma los colores corren por la tela y se mezclan unos con otros de forma mágica. Y eso es lo que propuse a Lola. Mojamos el pañuelo, lo extendimos bien intentando que no quedaran arrugas y Lola se puso manos a la obra.

Compré cuatro pañuelos, pensando que podríamos pintar varios días y a Lola le gustó tanto que pintó tres de una tacada. Ahora tenemos que plancharlos para fijar el color, aunque ya están sirviendo para jugar. Hoy sin ir más lejos uno de ellos se ha convertido en “el bañador más bonito del mundo” para una muñeca.

Este es mi favorito, un diseño característico de Lola desde hace muchos meses, líneas verticales una al lado de la otra. Aquí en preparación:

y aquí el resultado.

Me gusta mucho cómo se han difuminado unas líneas con otras y los colores tan delicados que han quedado al secar, un juego muy sútil de colores.

La seda es un material tan maravilloso que da igual cómo se pinte, el resultado siempre es precioso.

En lugar de estirar el pañuelo, se puede jugar a pellizcarlo creando pequeños pliegues para conseguir otros efectos. Aquí tenéis un vídeo que muestra cómo, y en la página de manualidades de su creadora, Cristina Aguilera, podéis ver más sobre técnicas de pintura en seda. A mi me ha gustado mucho cómo se pueden crear efectos muy bonitos usando sal para absorber el tinte de la pintura.

November 11, 2011   5 Comments

Otoño

Se hizo un poco de rogar, pero con el frío y la lluvia llegó de verdad el otoño. En casa también se nos han colado sus colores.

Estos días hemos recogido hojas, bellotas y castañas y yo he estado jugando con lana y fieltro para decorar nuestra mesa otoñal. Un pedacito de naturaleza en medio del salón que nos recuerda el tiempo en el que estamos… y que también sirve para jugar.

Tenemos una mini calabaza afieltrada, que aprendí en este sencillo tutorial de Mommy Chick.

Cuando saque un ratito, haré una más grande, por petición de Lola.

Está acompañada por una simpática ardilla y dos muñequitas flor, una viola y una linterna china o abutilón. Estas pequeñas delicias son el resultado de unos kits que compré en De Witte Engel, una tienda holandesa, paraíso de las manualidades, que prepara unos kits preciosos. Una pena que los gastos de envío sean una locura.

No me he podido resistir a las bellotas de colores que se ven por todo Internet. Basta con pegar una bola de lana afieltrada en el capuchón de la bellota. Me gustan para adornar un rincón, para decorar un regalo, para hacer unos originales servilleteros y me encanta la idea de hacer un collar que he visto en Rhythm of the Home. Lola me ayudó un poquito a afieltrar las bolas y quiere que hagamos más, ¿cómo no se me habrá ocurrido hacer una rosa?.

Aunque no me gusta mucho pintar sobre formas recortadas, esta vez no me resistí a jugar con estas plantillas de hojas. Impresas en cartulinas, Lola pintó unas con témpera y purpurina y otras con acuarelas humedeciendo antes el papel. Con un poco de lana preparamos unas guirnaldas.

Y mientras llueve, Lola canturrea:

En otoño en el jardín, caen las gotas al fin,
hojas rojas y amarillas
cubren la tierra dormida,
el viento las sopla y juega con ellas,
es la danza suave de otoño que llega.

November 8, 2011   2 Comments

Tumbacatatumba

Hace un año, celebrábamos Halloween cantando con humor a vampiros y brujas. Hoy teníamos fiesta de disfraces con murciélagos y telarañas. Lola, vestida de calabaza, se ha quedado totalmente dormida de vuelta a casa. Volvía contenta, después de un día de emociones, amigos y hasta algún susto por una máscara terrorífica que no le ha gustado nada.

Y en el espíritu de esta noche de brujas, una cancioncilla que recogí del libro “Manos cooperativas”, el baile de los esqueletos y su tumbacatatumba. ¿Os acordáis de esta canción?. Yo tenían un recuerdo muy vago pero unas amigas de la infancia me la cantaron el otro día perfectamente. Aunque se trata de un juego de palmas para dos personas, con Lola suelo jugar dando palmas individualmente en piernas y manos, y repitiendo juntas los movimientos de la canción.

Cuando el reloj marca la una,
los esqueletos salen de la tumba.
Tumba tumba, tumbacatatumba

Cuando el reloj marca las dos,
los esqueletos se comen el arroz.
Tumba tumba, tumbacatatumba

Cuando el reloj marca las tres,
los esqueletos se toman el café.
Tumba tumba, tumbacatatumba

Cuando el reloj marca las cuatro,
los esqueletos se ponen los zapatos.
Tumba tumba, tumbacatatumba

Cuando el reloj marca las cinco,
los esqueletos pegan muchos brincos.
Tumba tumba, tumbacatatumba

Cuando el reloj marca las seis,
los esqueletos se ponen los jerseys
Tumba tumba, tumbacatatumba

Cuando el reloj marca las siete,
los esqueletos se lavan los dientes
Tumba tumba, tumbacatatumba

Cuando el reloj marca las ocho,
los esqueletos se comen un bizcocho
Tumba tumba, tumbacatatumba

Cuando el reloj marca las nueve,
los esqueletos ya no se mueven
Tumba tumba, tumbacatatumba

Cuando el reloj marca las diez,
los esqueletos ya no se ven
Tumba tumba, tumbacatatumba.

Como en cualquier juego de tradición oral, hay muchas versiones. El tumba catatumba se convierte en pumba catatumba o en chumba lacachumba. Y los esqueletos hacen cosas diferentes como jugar al ajedrez o ponerse de pie. La melodía también varía, pero también se puede simplemente recitar adornando el tumbacatatumba con una voz grave y tenebrosa.

Estos esqueletos son mucho más conocidos de lo que yo creía. Se bailan en muchos países y hasta saben idiomas. ¿Qué os parece Xuxa dándonos miedo en brasileño?. Es una versión muy divertida.

¡Feliz Halloween!

 

November 1, 2011   5 Comments