las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

Posts from — June 2011

Tres años

Le habíamos contado a Lola hace meses que esta primavera iban a suceder dos cosas muy importantes: una de ellas era el nacimiento de su hermanito Leo y la otra era su tercer cumpleaños. Y es que como nos contó un día, «creo que este verano voy a ser mayor».

Hoy, con tres años y un mes, Lola es una niña preciosa, divertida, charlatana en confianza pero en general tímida, que adora pintar y cantar sobre todas las cosas… aunque leer cuentos y saltar deben andarles muy cerquita. Tiene una memoria prodigiosa que no perdona una, se acuerda de cada cosa que hemos hecho hasta el más pequeño detalle y por supuesto se sabe de memoria todos los cuentos que tenemos y un sinfín de canciones. Habla muy bien, con unos giros adultos que nos hacen reir, gesticulando mucho con las manos y por su cabeza loca circulan historias imaginadas a todas horas. Me encanta cuando me dice «mamá, un momento, te voy a contar una cosa» o «mamá, sabes que…».

Curiosa y observadora, en sus propias palabras, «voy mirando todo interesada todo el rato». Su juego es cada vez más elaborado y es una delicia disfrutar de sus invenciones y sus amigos invisibles (aunque Lito y compañía, que aparecieron por primera vez allá por Enero, cada vez nos visitan menos…).

Últimamente juega con el concepto del tiempo y los días de la semana, preguntando que día es hoy, cuándo es mañana y diciendo cosas como que la fruta sólo la toma los jueves y el baño sólo los miércoles… ¡eso le gustaría a ella! Está adentrándose también en el mundo de las emociones, y no hay día que en algún momento no diga que está triste cuando está contrariada por algo o alguna cosa le sale mal. pero a cambio un día también me regaló un «estamos felices de la vida» minutos antes de quedarse dormida. Como todos los niños, jamás acepta que está cansada y nunca quiere irse a la cama, porque como dice «quiere jugar todo el día».

Es mi niña bonita, mi princesa, capaz de hacerme reír y soñar como nadie… la quiero con locura.

Este año Lola ya tenía muy claro en que consistía una fiesta de cumpleaños y la esperaba con ganas. Habíamos hablado varias veces de quienes iban a venir, qué íbamos a hacer y qué íbamos a regalar a sus amigos. Aún así, todavía estuvo un poco sobrepasada por la situación, mucha gente y ser el centro de atención todavía le agobia. Estuvo pegada a mi mucho rato, prácticamente sin hablar, pero al final se fue soltando y creo que disfrutó de su día especial.

Como el año anterior celebramos su fiesta en el parque de diario, rodeados de muchos amigos, ¡mil gracias por acompañarnos! Allí nos llevamos las mesas, las guirnaldas y los globos. Para que los peques se entretuvieran hubo tizas para decorar el parque, pompas gigantes, aros, pelotas y una pareja de gnomos para fotografiarse (inspirado en un diseño de Local Produce visto en Print & Pattern).


Y de regalo para los amiguitos preparamos un kit de collage y una setita hecha a mano por mamá con mucho amor. Estas ideas maravillosas se las debo a dos blogs estupendos. El kit es una idea de Lovely Design, un blog lleno de recursos preciosos. No quedó tan bonito como el suyo, que es perfecto, pero aún así era una gozada ver todos los sobres llenos de colorido juntos. Lola me ayudó un poco a prepararlos, aunque al final decidí hacerlo sola porque con ella era interminable: tan pronto sólo quería meter papeles rosas, como decidía poner mil pegamentos en un sólo sobre… divertido pero no la mejor ayuda cuando andas apurado de tiempo.

La setita es el diseño en fieltro más sencillo que encontré para poder hacer veintitantas en sólo unos días. Un patrón fácil fácil de un blog clásico, My little Mochi, uno de mis primeros descubrimientos del mundo craft en internet. Una pena que no encontré purpurina blanca para darle el toque mágico.

Lo mejor, sin duda, es saber gracias a sus papás que varios de nuestros amiguitos han disfrutado mucho jugando con sus regalos.

Y también hubo corona de fieltro, aunque como el año anterior mis esfuerzos no fueron del gusto de la peque… que la quería rosa pero con corazones y puntos, ¡y yo sin enterarme!

Pero tanta emoción por cumplir tres años ha dado paso estas últimas semanas a todo lo contrario: una pequeña Peter Pan que dice que no quiere crecer ni hacerse mayor… supongo que Leo tiene algo que ver en todo esto. En fin, ¡yo a ratos tampoco quiero que crezca, o por lo menos, no tan rápido!

June 22, 2011   8 Comments

Pulsa un punto

Aunque a estas alturas creo que todo el mundo ha oído hablar de él, me parece casi obligatorio hablar de uno de los libros que más ha disfrutado Lola últimamente. Se trata de «Un libro», o como Lola lo ha rebautizado «Pulsa un punto», una de las últimas publicaciones de Hervé Tullet, editada por Kókinos. Habíamos jugado ya con alguno de los libros de este artista francés, creador de libros nada convencionales, pero este es, sin lugar a dudas, con el que más no hemos divertido. Se lo regalé a Lola uno de los días que Leo estaba ingresado y casi no nos veíamos, y fue amor a primera vista, ¡lo leimos cuatro veces seguidas de una sentada!

De una sencillez gráfica tremenda, el libro sólo contiene dibujos con círculos de diferentes colores y tamaños, con una estética abstracta muy visual y atractiva para los niños. Pero su verdadera magia reside en el juego que esconde y al que se nos invita a participar a lo largo de toda su lectura. Siguiendo las instrucciones que nos dan y utilizando nuestra imaginación, nos convertiremos en cómplices de lo que ocurre en cada página. Así, como por arte de magia, podremos desdoblar un círculo en dos con solo tocarlo, soplar para que los círculos viajen subiendo por la página o agitar el libro para lograr que todos se desordenen.

No sabría decir qué le gusta más a Lola, si contar las cinco veces que toca un círculo -que nunca son cinco…-, soplar y soplar, agitar bien el libro o inclinarlo… todo es un juego divertidísimo para ella. Parece mentira cómo con tan pocos recursos Hervé Tullet es capaz de crear un mundo de ilusión sencillamente genial que estoy segura enganchará a cualquier niño.

June 16, 2011   6 Comments

Un poco de música a la luz de la luna y las estrellas

Unas semanas antes de que Leo naciera, descubrí en unos grandes almacenes el libro-disco «La media luna y las estrellas». Allí no pude escuchar sus canciones pero la sensibilidad de sus letras, que sintonizaban perfectamente con el momento que estábamos viviendo y todas las sensaciones que la maternidad despierta me cautivaron y me decidieron comprarlo.

«La media luna y las estrellas» es un proyecto musical de la cantautora española Susu. Sus dos hijos fueron la fuente de inspiración de estas diez canciones que rezuman ternura y amor. Acompañando al disco, un libro para disfrutar mientras suena la música con todas las letras y las fantasiosas y bonitas ilustraciones de Eva Vázquez. Y además, la colaboración especial de varias voces conocidas: Rosario, Bebe, la Dolo y Nubla.

Este disco tranquilo y ensoñador nos pasea por el universo de niños y padres, y es sencillo verse reflejado en cada una de las canciones: en la espera, «sólo soy una mujer montaña que se siente llena de paciencia», viendo crecer a tu pequeño, «Vas creciendo despacito, buscando tu lugar, cerca de mi calorcito», deseando protegerlo y comprenderlo, «cómo evitar que el dolor no te cause herida. Cómo descifrar y entender lo que tu alma necesita», acompañándole en la noche cuando tiene miedo, «tengo miedo a dormir, tengo miedo a dejarme«…y sufriendo la falta de sueño «pero hoy su mamá agotada en la cuna ha intentado ponerle a soñar». Susu habla a los niños desde la comprensión y el respeto, reclamando su tiempo y su ritmo, «no me compres con regalos, ni con chuches, quédate junto a mi», «yo se que debo ir despacio, sin prisa, despacio, y sé que debes ir despacio, sin prisa, despacio», y recordándonos lo que saben «aunque sea muy pequeño, sé muy bien lo que está bien y lo que no», y que nos piden y les debemos un mundo mejor, «¡dame un mundo mejor!».

La música es suave y dulce, con la voz un poco naif de Susu, en casa no nos cansamos de escucharla. Y aunque a ratos me parezca un disco más dirigido a los padres, Lola me hace cambiar de opinión cada vez que se pone a cantar «Lilo se va a dormir, lilo se va a dormir», o cómo nosotros ya cantamos «Leo se va a dormir…». Sin lugar a dudas, esta es su canción favorita del disco. Espero que a vosotros también os guste:

June 1, 2011   2 Comments