las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

Posts from — March 2011

Música con Teresita Fernández

Llevo una racha que ya se me antoja demasiado larga alejada del blog y es que estas últimas semanas de embarazo se me están haciendo un poco cuesta arriba. Aunque tengo varias ideas en la cabeza, no encuentro la energía para sentarme a escribir delante del ordenador. Así que hoy, para animar el cuerpo y el espíritu, me voy hasta Cuba para buscar un poco de música infantil de la mano de Teresita Fernández, una intérprete muy querida y conocida en su tierra. Y es que Teresita es en Cuba algo así como María Elena Walsh en Argentina o Gabilondo Soler en México, todo un referente en el mundo de la canción infantil.

Integrante de la vieja Trova Cubana, cantautora, trovadora o como ella se define, juglar, Teresita ha cantado a adultos y niños, aunque su faceta más conocida sea precisamente la dirigida a los más pequeños. Esta maestra, nacida en Santa Clara en 1930, aprendió a tocar la guitarra con el trovador Benito Vargas y más tarde con la ayuda de las Hermanas Martí se introdujo en el ambiente musical de La Habana. Mentor suyo fue también el famoso Bola de Nieve, quien dijo de ella «Usted no necesita más adorno que la canción». Su imagen está ligada a las noches en el club El Cóctel y a la Peña de los Juglares del Parque Lenin, de la que fue fundadora y por donde desfilaron conocidos músicos y artistas.

Fue descubridora de un joven Silvio Rodriguez, a quien animaba a subir al escenario porque «cantaba canciones raras como ella». En 1999, un Silvio ya consagrado, junto a otros integrantes de la Nueva Trova Cubana, la rindieron homenaje en el disco «Vamos todos a cantar» (1999).

En 2009 fue proclamada Premio Nacional de Música 2009, el más alto reconocimiento que anualmente conceden el Ministerio de Cultura y el Instituto de la Música en Cuba.

Sus canciones infantiles mezclan poesía y música y hablan de la naturaleza y las cosas cotidianas. Entre las más populares están «Vinagrito», la historia de un gatito con cascabel, «El zunzuncito» que canta al colibrí más pequeño del mundo autóctono de Cuba, «El grillito acatarrado», «Tintin la lluvia» o «Lo feo». Son muy conocidos también sus trabajos de musicalización de las Rondas de Gabriela Mistral («Dame la mano y danzaremos» entre otras) y de El Ismaelillo de Jose Martí.

De ella, me encanta «Lo Feo», aquí en versión de Gema y Pavel:

«A las cosas que son feas
ponles un poco de amor
y verás que la tristeza
va cambiando de color.»

Y para estos días primaverales en que nos visita la lluvia «Tintin la lluvia»:

March 29, 2011   No Comments

A través de la ventana

Que los niños pintan con entusiasmo en cualquier sitio que no sea el papel y mejor cuánto más grande y amplio sea el espacio, creo que todos los padres lo saben. La atracción por las paredes suele presentarse antes o después y ya os he enseñado lo que disfrutó Lola una temporada con la mesa del salón.

Por eso, pintar los cristales de la puerta que da a nuestra terraza era una propuesta que parecía que iba a tener éxito y efectivamente así ha sido. Ya lo habíamos hecho en su día con espuma de afeitar y ahora con ceras. Lola está inmersa en un proyecto que va tomando forma cada día; no sólo no quiere borrar lo que ha pintado sino que ya ha repetido varios días, pintando más y más alto con ayuda de una mesa… lo próximo es subirse a la escalera. Nuestros cristales están preciosos y es una gozada descubrir la concentración y cuidado que pone Lola en este proyecto.

Las ceras que usa, especialmente pensadas para ventanas, son de la marca Crayola. Supongo que podríamos haber usado cualquier otro tipo, pero estas son una gozada, blandas, con colores fuertes y alegres, da gusto ver lo bien que se deslizan y pintan sobre la ventana. Confío que además se limpien especialmente bien. sobre todo después de llevar varios días en el cristal.

Y si con las ventanas no fuera suficiente, también se pueden decorar las mecedoras.

March 17, 2011   5 Comments

Pintura resbaladiza

Esta es una actividad que hicimos hace unas semanas… y hacía tiempo que no veía a Lola disfrutar tanto del pringue. La idea era pintar con los dedos con una pintura un poco diferente: una mezcla preparada a base de maizena, agua, gelatina y témpera. Es la dollar-wise slippery tabletop fingerpaint del libro First Art, de Mary Ann Kohl. La idea era pintar con ella con los dedos, disfrutando de la experiencia táctil y luego seguir las sugerencias del libro, incorporando algunos accesorios para pintar, como una tapa dentada, un tenedor, un peine o una cuchara. Pero las características de esta mezcla convirtieron la experiencia en un puro disfrute de tocar, tocar y repartirse la pintura por todos lados, y lo de pintar prácticamente se quedó en nada.

Si queréis probar, por un lado se mezclan 60g de maicena y 180 ml de agua fría. En otro recipiente, se deshace la gelatina en 60 ml de agua, nosotros usamos dos láminas. Se añaden 480ml de agua hirviendo a la mezcla de maicena y agua y se remueve a fuego medio hasta que hierve y queda ligado. Se aparta del fuego, se incorpora la gelatina y se mezcla. Se deja enfriar, y una vez frío, se separa en boles diferentes, añadiendo un poco de témpera a cada uno.

El resultado es suave y se resbala entre los dedos. Dió para cuatro boles y Lola se encargó de añadir la pintura y remover, aunque nunca llegamos a conseguir una mezcla homogénea, porque fue mucho más divertido manosear, coger puñados, repartirlos por los pantalones…

La actividad dió bastante de sí y no se terminó hasta que los cuatro cuencos quedaron vacíos. Entonces empezamos la operación limpieza, ¡menos mal que conseguimos llegar al baño sin tocar ninguna pared! Lola resumió entre risas: ¡qué desastre!, hemos pintado y hemos terminado en la bañera con body y camiseta.

March 4, 2011   6 Comments

Tutús

Aunque no me gustan los lazos y encajes para vestir a las niñas, y huyo un poco de los aires de princesa, me encantan los tutús. Será que me recuerdan a las bailarinas y que adoro su volumen, su movimiento y las ganas que dan de dar más y más vueltas.

Hoy en día es fácil encontrar versiones sencillas entre la ropa de marcas conocidas y asequibles como H&M o Vertbaudet (nosotros tenemos uno muy parecido a éste comprado el año pasado, es según Lola su falda de bailar), son faldas con gasas y tules, a modo de enagua. Pero hay muchas firmas de moda especializadas en esta prenda, que jugando con la calidad y ligereza de las telas empleadas, los metros y metros de material y unos diseños modernos, ofrecen unas piezas muy especiales y totalmente mágicas para las niñas.

Mis pettiskirts favoritos, como los llaman en inglés, son sin duda los de la firma australiana Gypsy Tutu. Aunque hay una línea en tonos rosas que estoy segura sería la favorita de Lola, a mi me chiflan las combinaciones más arriesgadas y modernas de sus lineas sophisticates y wild brights. Mis favoritos el aire flamenco del rojo con borde en negro, el puntillo rockero del negro con borde en rosa y el arcoiris de pink rainbow. La maravillosa fotografía de Sarah Black creo que refleja a la perfección el sueño de llevar estos tutus… ¡yo querría uno de mi talla!

Son perfectos para el baúl de disfraces y tan bonitos que es obligatorio sacarlos a la calle. Tienen 2 capas de chifón y 3 de volantes, y cinturilla elástica ajustable. En total, 7 metros de chifón y otros 35 metros para el fruncido que prometen un vuelo espectacular. Las niñas no podrán para de bailar y dar vueltas.

Otra alternativa diferente, con un aire más sútil y delicado, son las creaciones de la también australiana Tutú du Monde. De colores pastel, estos tutús, la mayoría con maillot incorporado, son románticos y femeninos, recuerdan más a las bailarinas de clásico y tienen un aire vintage encantador. Están hechos y teñidos a mano, con detalles de plumas, lentejuelas y cuentas, para dar vida a los sueños de princesas, hadas o bailarinas.

Es una pena que los precios sean en ambos casos bastante elevados, aunque son diseños muy especiales, con muchos metros de tela y los tallajes van de dos en dos años alargando su uso, que especialmente en el caso de Gypsy Tutu, seguro que se puede extender algo más gracias a sus cinturillas ajustables.

Si el bolsillo no acompaña, con un poco de maña y mucha paciencia, por Internet se encuentran tutoriales para coser unos tutús muy vistosos: empezando por la inigualable Martha Stewart, con vídeo incluído, la adaptación de este tutorial de Make It and Love It, la versión de Made By Bronwyn o la alternativa mucho más sencilla de Mammalicious Finds.

March 2, 2011   5 Comments