las cosas de Lola y su mamá
Random header image... Refresh for more!

Posts from — October 2010

Feliz Halloween

Cuando yo era pequeña, en estas fechas en España no se estilaban los disfraces de brujas y diablos, sólo existía la celebración religiosa del día de Todos los Santos, ricos buñuelos en la mesa — que siguen siendo una tradición en casa- y para los mayores visitas a los cementerios. Hoy Halloween va camino de convertirse en una celebración tradicional más y huyendo de los aspectos más sangrientos y tenebrosos, quién se puede negar a disfrazarse un día y llenar la casa de telarañas, gatos negros y calabazas. Así que hoy 31 de Octubre, os dejo tres canciones terroríficas para conseguir una ambientación de miedo.

Las dos primeras están interpretadas por el músico y autor argentino Luis Pescetti, que aparece una y otra vez por este blog.

«El Vampiro Negro» es de las canciones más populares del repertorio de Pescetti. Canción anónima que recogió para su primer disco, al que dio nombre y que a los niños un poco más grandes seguro que les encanta:

Yo soy el vampiro negro, que nunca tuvo padres,
nací en una incubadora y solito me crié.

Escubidú, bidú, bidú bidú bidú…
escubidú, bidú, bidú bidú bidú…

Yo soy el vampiro negro, que nunca tuvo novia
y cuando tuve una ¡la sangre le chupé!

Yo soy el vampiro negro, que nunca tuvo coche
y cuando tuve uno ¡las llantas le ponché! (/las ruedas le pinché)

Yo soy el vampiro negro que nunca fue a la escuela
y cuando fui a una ¡a todos asusté!

Yo soy el vampiro negro, que nunca tuvo profe
y cuando tuve uno ¡los pelos le paré!

Yo soy el vampiro negro, que nunca tuvo casa
y cuando tuve una ¡de un portazo la tumbé!

Si quieren visitarme les doy mi dirección:
«Cementerio 13, tumba 22».

Este vampiro tuvo tanto éxito que Pescetti compuso después «La nueva canción del vampiro», que aparece en su cancionero y dvd «No quiero ir a dormir», con una letra muy divertida:

Un vampiro de dientes muy podridos
negro, peludo, muy feo y calzonudo.
¡No existe!
Una bruja volando en una escoba
que carga una bolsa para llevarte.
¡No existe!

Estribillo
¡No es cierto!, ¡no existe!,
me tapo los oídos,
no te escucho, es mentira,
es pura porquería,
lo que estás diciendo
no existe, estás mintiendo.
No te haremos caso,
Lara lero, di lo que quieras.

Entonces, esqueletos que salen de su tumba
haciendo mucho ruido de pura brujería.
¡No existe!
Un dinosaurio grande y peligroso
que está escondido y viene a atacarte.
¡No existe!

Y por último, una de nuestras favoritas, Vanessa Borhagian y su Telaraña, con su canción Halloween, llena de brujas narigudas con sombreros puntiagudos que ponen los pelos de punta. La podéis escuchar en su myspace.

Si os habéis quedado con ganas de más, en Ohdeedoh han hecho una recopilación de canciones de miedo en inglés para ir ampliando la colección.

Y ahora os dejo, que tengo una calabaza esperándome desde hace una semana, ¡qué desastre!, y como el conejito de Alicia ¡llego tarde!

October 31, 2010   No Comments

Escapada a Berlín

Aunque ya parece que hace un siglo que volvimos, hace tan sólo dos semanas estábamos paseando por las calles de Berlín. Admirando sus monumentos, la grandeza de su arquitectura, la tranquilidad de sus barrios, la aparente falta de atascos, la cantidad de espacios verdes para disfrutar… y claro está, sus parques infantiles. Salvando el centro, donde estábamos alojados y hay pocas zonas infantiles, el resto de Berlín es un hervidero de spielplätze, uno en cada esquina, y todos con el encanto de las construcciones de madera.

Lola se convirtió en una perfecta turista.

Berlín nos recibió vestido de colores otoñales, justo a tiempo de que llegara el auténtico frío:

Esta es la fabulosa vista que teníamos desde nuestro apartamento de alquiler, una imagen extraordinaria del monumento a las víctimas del Holocausto con el Tiergarten, un auténtico bosque en medio de la ciudad, al fondo. Es una pena que, como decía Lola, la casita de Berlín no tuviera juguetes como la de Madrid…

Entre tanto paseo y parque, Lola tuvo sus primeras rabietas en toda regla. Aunque, por el momento, crucemos los dedos, parece que las hemos dejado allí y fueron principalmente fruto de falta de sueño y poco gusto por la comida alemana.

Hacer turismo con una niña tan pequeña y una abuela con poca movilidad no fue tarea fácil y llegó a ser más cansado de lo que imaginábamos, pero Berlín es una ciudad fascinante que nos dejó a todos encantados y a la que esperamos volver cuando Lola tenga unos años más.

October 28, 2010   4 Comments

Los dedos de la mano

En todos los idiomas hay variantes de juegos de dedos que repasan uno a uno los dedos de la mano, contando una historia o describiendo a una familia. En España son muy conocidas las distintas versiones del huevo frito que el pícaro pulgar termina siempre por comerse, como por ejemplo:

Este tenía hambre
Este compró un huevito
Este lo frió
Este le echó sal…
!Y este pícaro gordo se lo comió!

y en inglés la primera que se me viene a la cabeza es «This little piggy went to market», aunque esta se asocie más a los dedos de los pies que la mano:

This little piggy went to market.
This little piggy stayed at home.
This little piggy had roast beef.
This little piggy had none,
and this little piggy went «wee wee wee» all the way home…

Siempre me han parecido juegos de falda, pensados para muy bebés sentados en el regazo del adulto, que es quien realiza el juego en las manos del niño… y no pensé que con dos años despertaran todavía el interés de mi niña. Pero Lola ha aprendido varias versiones con sus madres de día y le encanta contarlos y hacerlos ella con sus propias manitas, lo que va unido a la fascinación que tiene desde hace meses por saber los nombres de los dedos.

Escuchándola repetir una y otra vez cada juego, estoy aprendiendo con ella nuevas variantes que no conocía. Una de ellas son estos deditos que os enseño cantados por el grupo musical chileno Mazapán, en un vídeo muy tierno:

Su versión en lugar de «Yo soy Aníbal y miro a todos desde arriba», dice «Yo soy Benjamín, el más más chiquitín».

Y siguiendo con los dedos de la mano, un libro que juega con sus nombres es «El Bosque Encantado». Un album ilustrado con texto de Ignacio Sanz e ilustraciones de Noemi Villamuza (por quien siento debilidad) editado por Macmillan.

A modo de juego de dedos o cancioncilla infantil, el texto, escrito en verso, juega a describir y poner nombre a cada uno de los dedos de la mano, hablando de sus características y sus usos con un toque de humor (ese índice chivato y marrano que hurga la nariz). Sólo me chirría un poco el pobre pulgar, que aplasta pulgas, mata gusanos y se come a los pájaros. Lo siento, me dan pena las pulgas, gusanos y pájaros y el pulgar me cae muy simpático…

Jugando con la imaginación, el texto y los tiernos dibujos de Noemí nos pasean por los cinco dedos y nos invitan a imaginar troncos y ramas en lugar de brazos y dedos, formando un bosque por el que se pasearán ardillas y pájaros.

A Lola le chifla desde el primer día que lo leimos. Le gusta subir las manos hacia arriba construyendo nuestro propio bosque encantado y sin duda, su parte favorita, es el final: una doble página con dibujo de dos manos sobre las que ella coloca las suyas y luego yo las mías, para repasar juntas los nombres de los dedos.

October 22, 2010   7 Comments

Nuestra cita musical: Cuban Lullaby

Si os gusta la música cubana y buscáis un disco dulce y tranquilo para dormir a vuestros niños, estoy segura que «Cuban Lullaby» os va a encantar. Está editado por el sello Ellipsis Arts, que cuenta con un colección estupenda de discos de nanas venidas de todos los rincones del planeta, y que siempre destaca por una selección musical excelente y de gran calidad. No en vano, su «Mother Earth Lullaby» ha sido nuestra música favorita para dormir durante casi dos años.

En «Cuban Lullaby» hay canciones de reconocidas figuras de la música cubana como Omara Portuondo, Merceditas Valdés, Bola de Nieve y Chucho Valdés. Todos ellos cantan arrullos tradicionales cubanos, que se han traspasado de generación en generación, algunos muy conocidos como «Drume Negrito» -una delicia que aparece nada menos que versionada cuatro veces en el disco- y otros menos populares fuera de las fronteras cubanas.

En Amazon y en iTunes podéis escuchar pequeños fragmentos de todas las canciones del disco, un auténtico viaje por la tradición cubana.

Me despido con una de estas nanas cubanas para cerrar los ojos y soñar, la «Nana Animalera» de Marisela Venera:

October 7, 2010   2 Comments