las cosas de Lola y su mamá

Random header image... Refresh for more!

Outside your Window: A First Book of Nature

Creo que no me equi­voco si afirmo que la pri­ma­vera es la esta­ción que con más ganas y emo­ción espe­ra­mos la mayo­ría. Des­pués del largo invierno, con qué pla­cer reci­bi­mos los pri­me­ros días solea­dos en los que nos sobra el abrigo y qué ilu­sión sen­tir que allá donde mire­mos hay seña­les de que la vida brota con fuerza. Aun­que las pri­sas nos ago­bian todas las maña­nas, nues­tro camino maña­nero al cole en coche es mucho más emo­cio­nante ahora que vamos con los ojos bien abier­tos para ver qué color nuevo divi­sa­mos al girar cada esquina. En ape­nas unas sema­nas hemos cele­brado la deli­ca­deza del blanco de los almen­dros, el ama­ri­llo intenso de las mimo­sas, la ciu­dad uni­ver­si­ta­ria en pleno esplen­dor rosa de los pru­nos, los jaz­mi­nes ama­ri­llos que vamos des­cu­briendo y los dien­tes de león que empie­zan a sal­pi­car la hierba, y esta semana esta­mos feli­ces por­que las gli­ci­nias vio­le­tas ya están floreciendo.

Esa forma de mirar a nues­tro alre­de­dor, con inten­ción, con asom­bro y con amor es la que nos trans­mite el libro que hoy os quiero pre­sen­tar: “Out­side your Win­dow: A First Book of Nature”, autora Nicola Davies e ilus­tra­dor Mark Hearld. (La edi­ción inglesa se llama sim­ple­mente “A First Book of Nature”)

IMGP6991

Fue un regalo de los reyes de este año para Leo, pero podía haber sido para cual­quiera de noso­tros. Es un libro bonito y cui­dado, de for­mato grande, tapa dura, 108 pági­nas, buen papel, tenerlo en las manos es todo un gusto. Des­gra­cia­da­mente no está tra­du­cido al espa­ñol, y se siente por­que la tra­duc­ción no siem­pre es fácil y el voca­bu­la­rio a veces me falla. Pero por la belleza de sus ilus­tra­cio­nes lo reco­men­da­ría incluso para quien no sepa inglés.

La autora del texto es Nicola Davies, zoó­loga y escri­tora inglesa, que nos invita a recu­pe­rar la mirada inocente y llena de fas­ci­na­ción del niño, fiján­do­nos en la belleza de tan­tas cosas que nos rodean y a veces obvia­mos, como el zum­bido de las abe­jas o la ban­dada de pája­ros que muchas maña­nas pasa por nues­tras cabe­zas y no mira­mos. Con peque­ñas narra­cio­nes o poe­sías de verso libre reco­rre las cua­tro esta­cio­nes, des­cri­biendo lo que ocu­rre en cada una de ellas. De este libro cuenta:

Me des­pojé de mi yo adulto y volví a la niña que era con cinco o seis años. Desde ese yo infan­til podía ver el mundo como se ve por pri­mera vez — no sim­ple­mente las imá­ge­nes y los soni­dos de la natu­ra­leza sino tam­bién las sen­sa­cio­nes y los pen­sa­mien­tos sobre ellas que enton­ces corrían por mi, fuer­tes como la marea. Este libro nace de esa niña, sen­tada en un campo de cebada al atar­de­cer, sin­tiendo que el mundo gira”

Esa última frase es una de mis favo­ri­tas del libro, y está reco­gida en la poe­sía dedi­cada a la noche en la esta­ción de verano que ter­mina así

Some­ti­mes you can feel,
some­ti­mes you can feel,
some­ti­mes you can feel the world is tur­ning

IMGP7009

Cada poe­sía va acom­pa­ñada de una mara­vi­llosa ilus­tra­ción a doble página de Mark Hearld. Este artista inglés estu­dió ilus­tra­ción en la Glas­gow School of Art y se espe­cia­lizó en Natu­ral His­tory Illus­tra­tion en el Royal College of Art. Su tra­bajo está ins­pi­rado en la flora y fauna inglesa y usa una mez­cla de téc­ni­cas mix­tas, collage, lito­gra­fía y linóleo.

Su tra­bajo es una autén­tica belleza que casa per­fec­ta­mente con el texto, dando vida a ani­ma­les, plan­tas y pai­sa­jes. El uso del color, del collage, los ani­ma­les, la deli­ca­deza de la cali­gra­fía, todo ello hace de estas ilus­tra­cio­nes algo muy especial.

Aquí tenéis una pequeña mues­tra de la pri­ma­vera, aun­que las fotos no hacen jus­ti­cia al libro:

IMGP6994O

IMGP7011

IMGP7006

IMGP6996

Si os habéis que­dado con ganas de saber más sobre el ilus­tra­dor Mark Hearld, os reco­miendo este vídeo.

April 3, 2014   1 Comment

Un año después… pintando

¡Hola! ¿Hay alguien ahí? Este país de las hadas lleva más de un año aban­do­nado, así que lo dudo mucho. Pasó casi un año antes de que asu­miera que el blog y yo lo había­mos dejado y, aun­que suene falso, en todo este tiempo siem­pre he tenido la inten­ción de vol­ver al día siguiente. Pero el can­san­cio, el sueño, las pri­sas, los ago­bios, el que­rer abar­car dema­siado, el no poder hacerlo todo y la pereza han ido ganando poco a poco a las ganas de escri­bir. Hasta hoy.

Hoy vuelvo por­que me gusta escri­bir y com­par­tir con voso­tros. Por­que aun­que no se por cuánto tiempo ni cómo, es ya un desa­fío per­so­nal con­se­guir reto­mar este blog para saber si de ver­dad merece la pena seguir. Por­que se que hay muchos momen­tos de la vida de Lola y Leo que no los recor­da­ría igual si no fuera por este dia­rio digi­tal y ya se me ha ido un año sin con­tar­los. Vuelvo tam­bién por todas las cosas que he des­cu­bierto y apren­dido para con­tar­las aquí, por­que echo de menos los men­sa­jes cari­ño­sos y cer­ca­nos que me han traído estas hadas, ¡lo que he dis­fru­tado cada vez que alguien me con­taba cómo adap­ta­ban una de nues­tras pro­pues­tas o lo que les gus­taba esta can­ción o aquel libro! Sí, defi­ni­ti­va­mente vuelvo por todos los que en algún momento leye­ron este blog.

Dicho todo esto, qué mejor que ir direc­ta­mente a lo que más nos gusta: pin­tar, prin­gar­nos, experimentar…

Me pare­cía una forma sim­bó­lica vol­ver con una acti­vi­dad muy simi­lar a la última que quedó col­gada en el blog, la pin­tura de nieve. Como si hubié­ra­mos reco­rrido un círculo entero y vol­vié­ra­mos a empezar.

Si hace un año para simu­lar la nieve usá­ba­mos una mez­cla de agua, harina y sal, este año mez­cla­mos a par­tes igua­les (o eso inten­ta­mos) espuma de afei­tar y pegamento.

Para resal­tar el blanco empe­za­mos usando una car­tu­lina pla­teada, que casi casi pare­cía un espejo. Lola se divir­tió aquí dibu­jando sobre la pin­tura blanca con un pali­llo de algodón.

IMGP6690

IMGP6969

Luego repe­tie­ron con una car­tu­lina negra.  Y esta vez, como siem­pre, no nos resis­ti­mos a incor­po­rar color al final aña­diendo acua­re­las líquidas.

Leo y Lola usa­ron pin­ce­les, pero tam­bién hun­die­ron la mano en la mez­cla de espuma y pega­mento, una pura deli­cia sen­so­rial. Un gran cuenco con agua para lavarse las manos aña­dió mucha diver­sión a la experiencia.

Concentrados pintando

Pintamos... hasta con patines

Empezando a pintar: amasando

2014-01-28 19.06.49  

Los dos dis­fru­ta­ron como locos… Lola sobre todo bai­laba y can­taba como una locuela mien­tras ama­saba la pin­tura sobre el papel, y mez­claba los colo­res para con­se­guir espuma de colores.

En sólo una noche la pin­tura secó. Puedo pro­me­ter que se oyó un oooohhh gene­ral al des­cu­brir el resul­tado y tocar cómo que­daba, no sólo de los niños sino tam­bién mío. La espuma queda hin­chada y es suave suave al tacto, es mara­vi­lloso pasar el dedo por encima. De por sí, Lola se dedicó a des­hin­char todos los relieves.

Este es el resul­tado final:

Pintura de nieve de Lola

Detalle pintura de nieve Lola

Pintura de nieve de Leo

Una expe­rien­cia muy diver­tida y total­mente reco­men­da­ble con la que reci­bi­ros de nuevo en nues­tro rin­cón. ¿Vol­ve­réis? Os pro­meto una de libros muy pronto.

March 26, 2014   6 Comments

Pintura de nieve

La semana pasada nevó en media España. Noso­tros no vimos la nieve pero nos sir­vió de ins­pi­ra­ción para fabri­car­nos una “pin­tura de nieve” hecha a par­tes igua­les con sal, harina y agua, idea que debe­mos a Mary Ann Kohl. Pre­pa­rar la mez­cla ya fue diver­tido y a mi casi se me cae la baba cuando Leo al ver que nos ponía­mos a sacar harina, sal, un bol… se mar­cha todo dere­cho al cajón de la cocina y vuelve con espá­tula y bati­dor en mano.

Una vez pre­pa­rada la “pin­tura”, saqué pin­ce­les y car­tu­li­nas negras para jugar al con­traste con el blanco. Lo cierto es que la pin­tura mien­tras está húmeda no es blanca ni se parece mucho a la nieve, pero a Lola y a Leo no les importó nada. Estu­vie­ron feli­ces pin­tando, exten­diendo, tocando…

IMGP4561

IMGP4583

IMGP4586

IMGP4574

Y cuando se acabó la emo­ción, no me resistí a sacar las acua­re­las líqui­das y unos cuen­ta­go­tas… y otra vez empezó la fiesta. Lola feliz por­que había con­se­guido morado. Leo que no que­ría pin­ce­les inves­ti­gando los cuen­ta­go­tas. No con­si­guió enten­der cómo se lle­na­ban así que cuando se deses­pe­raba se los lle­naba yo, pero su cara de feli­ci­dad cuando con­se­guía vaciar­los era genial. Al final, aca­ba­ron ver­tiendo algu­nas de las pin­tu­ras direc­ta­mente sobre el papel. Entre eso y la can­ti­dad de nieve las car­tu­li­nas pare­cía que no iban a secar nunca.

IMGP4598

IMGP4605

Pero des­pués de día y medio, habían secado y los resul­ta­dos nos encan­ta­ron. El blanco ahora sí era de nieve, los colo­res de las acua­re­las esta­ban pre­cio­sos y el bri­llo de la sal que­daba espec­ta­cu­lar. Lola insiste en pre­gun­tar cuál es más bonito — llegó a la con­clu­sión de que húme­dos pre­fe­ría el de Leo pero secos el suyo —  y a Leo no le intere­san las com­pa­ra­ti­vas, sólo los mira y señala dando gri­tos de emoción.

IMGP4612

IMGP4618

IMGP4611

IMGP4621

IMGP4620

January 29, 2013   11 Comments

Hilos y columpios

Hace unos meses escri­bía sobre 21 colum­pios musi­ca­les en Canadá y hoy vuelvo con los colum­pios y el arte. Esta vez ha sido en Nueva York, en la espec­ta­cu­lar ins­ta­la­ción “The Event of a Thread” de la artista Ann Hamil­ton en el Park Ave­nue Armory.

Al entrar, una gran nave de techos altí­si­mos, una tela blanca col­gada en el aire y colum­pios que pare­cen infi­ni­tos. La tela, una cor­tina inmensa, se mueve por un juego de cuer­das y poleas acti­vado por los movi­mien­tos de los colum­pios, hacién­dola ondear como si fue­ran olas sobre las cabe­zas de los visi­tan­tes. Algu­nos deci­den tum­barse en el suelo y que­darse hip­no­ti­za­dos mirán­dola. Otros se suben a los colum­pios, como cuando eran niños.

“Puedo recor­dar la sen­sa­ción de colum­piarse — lo duro que tra­ba­já­ba­mos por esas déci­mas de segundo, col­ga­dos en la exten­sión máxima, justo antes de la caída y vuelta hacia atrás inevi­ta­ble, cuando nos sen­tía­mos por un momento fuera de la gra­ve­dad, un pequeño corte de sus­pen­sión cuando nues­tras manos se sol­ta­ban de la cadena y nues­tros cuer­pos se levan­ta­ban del asiento. Está­ba­mos nave­gando, den­tro del movi­miento — el tiempo parado– y de golpe pre­ci­pi­ta­dos otra vez. Nos ponía­mos en fila en el par­que e inten­tá­ba­mos tocar el cielo, solos jun­tos.” Ann Hamil­ton

PAA_Ann_Hamilton_JamesEwing-4794

PAA_Ann_Hamilton_JamesEwing-5343

PAA_Ann_Hamilton_JamesEwing-6524

PAA_Ann_Hamilton_JamesEwing-6404

Todas las fotos de James Ewing

Lec­tu­ras en directo y música acom­pa­ñan los movi­mien­tos de los colum­pios. Y cada día, justo antes de cerrar una can­tante desde un bal­cón inter­preta una sere­nata mien­tras se suel­tan palo­mas que van volando hasta el otro extremo de la nave. Al comienzo del día siguiente, las palo­mas vue­lan a su jaula ori­gi­nal mien­tras se escu­cha la gra­ba­ción del día anterior.

 Video de Paul Octavius

Los que han estado allí hablan de sen­sa­cio­nes de feli­ci­dad, ale­gría, calma y tranquilidad.

Visual­mente la ins­ta­la­ción me parece impac­tante, muy poé­tica y de una belleza espec­ta­cu­lar. Me hubiera encan­tado poder estar ahí y haberla com­par­tido con mis hijos.

January 23, 2013   2 Comments

¡Feliz año 2013!

Ya a 13 de Enero y yo sin pasarme por aquí para feli­ci­tar el año y anun­ciar el gana­dor del sor­teo del CD de Besos. Pero estas Navi­da­des hemos tenido una agenda apre­ta­dí­sima y esta pri­mera semana de vuelta a la rutina se nos ha hecho muy muy cuesta arriba, ¡no nos gusta nada madrugar!

Sin más espera, la gana­dora del sor­teo es… Susana. ¡Enho­ra­buena!, me pon­dré en con­tacto con­tigo para hacerte lle­gar tu regalo. Muchas gra­cias a Telon­ci­llo Tea­tro y a todos los que habéis par­ti­ci­pado. Lola des­pués de sacar el pape­lito gana­dor se quedó con ganas de sacar más y tener un regalo para todos… ¡y yo también!

IMGP4500

Y aun­que ya parece total­mente fuera de lugar hablar de Navi­dad, no quiero dejar de recor­dar algu­nos momen­tos espe­cia­les de estos días. Como la ale­gría de Lola y Leo en Noche­buena tocando y can­tando villan­ci­cos con la fami­lia y asal­tando toda la caja de música. Nos que­ría­mos comer todos a Leo tocando muy apli­cado el trián­gulo, como si estu­viera en una orquesta.

IMGP4430

IMGP4447

La can­ti­dad de veces que Lola y Leo han pin­tado, a todas horas, con tém­pe­ras, acua­re­las, rotu­la­do­res, ceras… incan­sa­bles. Tam­bién los ratos entre ami­gos, char­lando, com­par­tiendo. Los ner­vios y la emo­ción de los Reyes, y todas las refle­xio­nes de Lola: “mamá, ¿los Reyes Magos y Papá Noel no se mue­ren nunca, ver­dad?, yo no voy a poder ser Rey Mago ni Papá Noel y me gus­ta­ría ser Rey Mago”, o “los Reyes no vie­nen hasta que todos este­mos dor­mi­dos, van a casa de otros niños. Claro, tie­nen que ir a muchos sitios, muy lejos como a Astu­rias. En otros pai­ses como Argen­tina yo creo que hay otros reyes por­que está lejí­si­mos…”, no se cuanto nos durará la magia con tanta cabe­cita en mar­cha. Y por últi­mos dos citas tea­tra­les que fue­ron espe­cia­les, la magia de la danza de Cons­te­la­cio­nes y la inyec­ción de ener­gía vital y amor de los Titi­ri­te­ros de Binéfar.

IMGP4459

IMGP4491

IMGP4449

Empiezo el 2013 con ganas de estar más pre­sente, más cons­ciente, de ser mejor mamá y con inten­ción de cre­cer, de afron­tar nue­vos retos y atra­par algún sueño, ahí es nada. Espero poder com­par­tirlo desde aquí.

January 13, 2013   5 Comments

Constelaciones…imprescindible

No tengo mucho tiempo, Lola y Leo duer­men y me tengo que poner a coser como loca… tra­ba­jos de reina maga que otro día os cuento. Pero esta tarde hemos visto una obra tan mara­vi­llosa que tengo que com­par­tirlo. Espe­cial­mente para los madri­le­ños que tie­nen toda­vía mañana domingo para ir a verla, último día, con fun­cio­nes a las 17:00 y a las 19:30. Se trata de “Cons­te­la­cio­nes” de la com­pa­ñía Ara­ca­la­danza, un espec­táculo de danza con­tem­po­rá­nea ins­pi­rada en el uni­verso pic­tó­rico de Joan Miró.

constelaciones15_ficha

Un tra­bajo para peque­ños y gran­des, de una cali­dad extra­or­di­na­ria, que cap­tura de prin­ci­pio a fin. En “Cons­te­la­cio­nes” hay fan­ta­sía, magia, sue­ños, estre­llas, círcu­los, tra­zos grue­sos de pin­tor y muchas explo­sio­nes de color, de ese ama­ri­llo, rojo, azul y negro tan carac­te­rís­ti­cos de Miró. Una serie de ele­men­tos: telas, pelo­tas, coji­nes, cin­tas, video­pro­yec­cio­nes sir­ven para poner en movi­miento toda la riqueza plás­tica de este pin­tor. Un espec­táculo con­cep­tual que derro­cha ima­gi­na­ción a rau­da­les y nos tras­lada a un mundo oní­rico. No puedo dejar de men­cio­nar la música, mara­vi­llosa, la cali­dad de los bai­la­ri­nes y el ves­tua­rio espectacular.

constelaciones8_ficha-1

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Con deci­ros que Lola ha lle­gado al tea­tro ago­tada de can­san­cio y sueño, según se apa­ga­ban las luces ha dicho que se que­ría ir a casa, yo tem­blando… y a los dos segun­dos estaba ya com­ple­ta­mente engan­chada. Al salir me ha dicho que ha estado “superchuli”.

Si entre los que me leéis, algún madri­leño o madri­leña se puede acer­car mañana con su fami­lia, que no lo dude, es imprescindible.

December 29, 2012   1 Comment

Feliz Navidad

Espero que hayáis dis­fru­tado de la Noche­buena y el día de Navi­dad, que no os hayan fal­tado las risas, el abrazo y el calor de los vues­tros, la ale­gría de los villan­ci­cos y la ilu­sión en los ojos de los niños.

Un año más, ¡FELIZ NAVIDAD!

Christmas 2012 - Feliz Navidad 2 fotos

December 26, 2012   4 Comments

Besos… con sorteo

Cono­ci­mos a la com­pa­ñía valli­so­le­tana Telon­ci­llo Tea­tro en verano y está­ba­mos deseando vol­ver a ver­les. Su espec­táculo Otto había dejado hip­no­ti­zado a Leo y con­ta­giado de ale­gría a Lola con su música. Por eso cuando nos ente­ra­mos que iban a estar en la sala Tyl Tyl de Naval­car­nero con Besos, otra de sus fun­cio­nes para bebés, nos apun­ta­mos bien la fecha en la agenda. Con ese nom­bre y lo que nos gus­tan los besos en casa no nos lo podía­mos perder.

Esta vez lle­ga­mos un poco tarde y no pudi­mos dis­fru­tar de estar cer­quita de ellos. Otto lo vimos en pri­mera fila, en una fun­ción con muy poquita gente y fue todo un lujo. Aquí está­ba­mos sen­ta­dos casi en la última fila del tea­tro, per­di­mos un poquito de magia pero lo dis­fru­ta­mos tam­bién muchísimo.

Besos3

Besos6

Besos8

Besos está diri­gido a un público de entre 0 y 3 años y como Otto su base fun­da­men­tal es la música. Música en directo, bonita, ale­gre, fresca y diver­tida basada en poe­sías de Jairo Anibal Niño,  María Laura Díaz Domín­guez, Pamela Archanco, Diana Brio­nes, Paco Mora y Glo­ria Fuer­tes. En escena sólo Ángel Sán­chez y Ana Gallego, los fun­da­do­res de esta com­pa­ñía. Ángel tocando y Ana con­tando can­tando, jugando y acer­cán­dose a los niños. Todas las can­cio­nes son ori­gi­na­les de Telon­ci­llo y hablan de cosas muy cer­ca­nas: besos, ofi­cios, ani­ma­les, olas, sen­ti­mien­tos…  entre rit­mos variados,como un cha cha cha, un corrido mexi­cano o una samba. En el esce­na­rio varias male­tas que poco a poco se van abriendo y nos des­cu­bren las sor­pre­sas y teso­ros que escon­den en un espec­táculo que trans­mite ale­gría y dicha.

Cuando le pre­gunté a Lola si le había gus­tado, me con­testó “me ha encan­tado”, su favo­rito el número de magia. Y claro, Leo estuvo de nuevo hipnotizado .

Besos7

La buena noti­cia es que Telon­ci­llo acaba de sacar un disco con las can­cio­nes de tres de sus espec­tácu­los para niños, Otto, Besos y Muuu . Pre­sen­tado junto a un librito donde con­sul­tar todas las letras, hecho con mucho cariño y con unas boni­tas ilus­tra­cio­nes de Isi­dro Alonso. A Lola le encanta hojearlo mien­tras escu­cha­mos el disco y adi­vi­nar por el dibujo de qué can­ción se trata. Noso­tros nos lle­va­mos un CD para casa y nos hizo mucha ilu­sión vol­ver a escu­char esos besos dul­ces besos, la his­to­ria de la vaca de Elena y todas las can­cio­nes de Otto que toda­vía recor­dá­ba­mos del verano como “yo de mayor quiero ser bom­bero”. Estos días no para­mos de escu­charlo y Lola ya se sabe todas las can­cio­nes de memoria.

Ana y Ángel ade­más de bue­nos pro­fe­sio­na­les son encan­ta­do­res y me rega­la­ron un disco para sol­tearlo entre todos voso­tros. Para par­ti­ci­par sólo tenéis que dejar un comen­ta­rio en esta entrada. Tenéis hasta el miér­co­les 2 de Enero y está abierto inter­na­cio­nal­mente, da igual desde dónde nos leáis.

Ade­más si que­réis seguir la pista a Telon­ci­llo Tea­tro, podéis con­sul­tar su agenda en su página web y hace­ros fans suyos en face­book. Para los madri­le­ños, os aviso que esta­rán en la pro­gra­ma­ción navi­deña del Conde Duque con “Los ani­ma­les de Don Bal­ta­sar”, para niños de entre 3 y 6 años. Noso­tros por allí estaremos.

December 23, 2012   11 Comments

Parque del Aviocar

Getafe es una ciu­dad situada al sur de la Comu­ni­dad de Madrid. Es cono­cida como la cuna de la avia­ción espa­ñola por­que su base aérea mili­tar es una de las más anti­guas de España. Fue donde Juan de la Cierva voló su pri­mer auto­giro. En el 1911, allí ter­minó una de las prue­bas aéreas de mayor dis­tan­cia cele­brada en los pri­me­ros años de la avia­ción, el Raid París-Madrid. El par­que infan­til que hoy os pre­sento rinde home­naje a este hecho, inau­gu­rán­dose cien años des­pués de que el piloto Vedri­nes ate­rri­zara en Getafe ante el rey Alfonso XIII.

Se encuen­tra en la ave­nida Sal­va­dor Allende, en el barrio de El Ber­cial. Lo que había­mos leído pro­me­tía: un par­que que había obte­nido el pre­mio Colum­pio de Oro de Expoal­cal­día 2012 con una repro­duc­ción a escala real de un avión, el Avio­car C212. Un avión que se fabrica ínte­gra­mente en las ins­ta­la­cio­nes de CASA, en Getafe, desde el año 1971.

La pri­mera impre­sión al lle­gar me decep­cionó un poco, me había ima­gi­nado un avión de ver­dad y no un par­que con forma de avión. Pero ense­guida empe­za­mos a des­cu­brir que en los 731m2 de par­que había muchas cosas que des­cu­brir y que el avión escon­día muchas sorpresas.

El avión tiene muchas entra­das, la prin­ci­pal una gran rampa acce­si­ble para sillas de rue­das. Tiene, como no podía fal­tar, la cabina con los pues­tos del piloto y copi­loto. En lugar de filas de asien­tos para los pasa­je­ros, el inte­rior está divi­dido por unos pane­les donde hay jue­gos de inge­nio: labe­rin­tos, puzz­les,… Lola dis­frutó muchí­simo de una rueda labe­rinto de cani­cas y Leo apro­ve­chó la divi­sión y los pane­les para jugar al escon­dite y correr como un loco de aquí para allá.

Hay tobo­ga­nes, colum­pios para bebés, un gran colum­pio hamaca, tiro­lina, camas elás­ti­cas, atrac­cio­nes para los mas peque­ños, super­fi­cies para tre­par, puente de cuerdas…

Lola y Leo se lo pasa­ron pipa reco­rrién­dolo entero. A Lola le entu­sias­ma­ron las camas elásticas.

Nos encan­ta­ron las lomas irre­gu­la­res que, como si fue­ran nubes des­per­di­ga­das por el azul del cielo, invi­tan a moverse, esca­lar, dejarse caer, rodar, subir corriendo,… Las hay más altas para los niños más gran­des y otras del tamaño de Leo.

El par­que está adap­tado para niños con dis­ca­pa­ci­da­des y cuenta tam­bién con pane­les didác­ti­cos sobre la his­to­ria de la avia­ción en Getafe y el sis­tema Braille.

Una visita total­mente reco­men­da­ble para los que vivi­mos en Madrid.

December 13, 2012   2 Comments

Hojas de Otoño… y de Navidad

Lo pro­metí y lo cum­pli­mos. Una acti­vi­dad oto­ñal mien­tras toda­vía que­dan hojas secas en el suelo. Usa­mos una tela, pin­tu­ras acrí­li­cas, rodi­llos y hojas secas pren­sa­das. Con todo esto pasa­mos una mañana de domingo de lo más entre­te­nida. Las hojas se con­vir­tie­ron en sellos para deco­rar nues­tra tela y de paso nos para­mos a obser­var las for­mas dife­ren­tes de cada una, sus colo­res, el dibujo de sus ner­vios, peque­ños detalles…

Lola fue eli­giendo las hojas entre las que tenía­mos secas, los colo­res que que­ría usar y se encargó de todo el pro­ceso de prin­ci­pio a fin. La téc­nica es sen­ci­lla, con un rodi­llo se impregna la hoja con pin­tura, siem­pre por el envés donde los ner­vios son más visi­bles e inclu­yendo el rabi­llo. Luego se coloca la parte pin­tada de la hoja cui­da­do­sa­mente encima de la tela, se cubre con un papel y se pasa un rodi­llo lim­pio pre­sio­nando fuerte encima de la hoja para con­se­guir una buena impre­sión. Nos emo­cio­na­mos al levan­tar cada hoja y com­pro­bar el resultado.

Ese día Lola que­ría seguir pin­tando pero tuvi­mos que parar por­que era hora de empe­zar a arre­glarse para salir de casa. Habla­mos de con­ver­tir la tela en una guir­nalda, enmar­carla tal cual, usarla para coser una bolsa… Pero los días pasa­ron y Lola per­dió total­mente el inte­rés hasta que este vier­nes me aclaró que la tela la guar­dá­ba­mos hasta el pró­ximo otoño por­que ya era Navi­dad y no es época de hojas secas sino de luces y pur­pu­ri­nas: “Mamá, lo que tene­mos que hacer es una guir­nalda de hojas bri­llan­tes”. Me encanta cuando es ella la que pro­pone, así que saqué las pur­pu­ri­nas y con la mis­mas hojas que había­mos usado para impri­mir, éste es el resultado:

Se declara ofi­cial­mente empe­zada la tem­po­rada navideña.

December 8, 2012   4 Comments