las cosas de Lola y su mamá

Random header image... Refresh for more!

Huevos de Pascua

Recuerdo con mucho cariño la celebración de la Pascua en mi colegio. Todos los años traíamos de casa decorado nuestro huevo duro, se elegía el huevo más bonito de cada clase y acabábamos comiendo la mona y los huevos en el campo.

Será por eso que me encanta decorar año tras año los huevos con Lola y Leo. Aunque nosotros en vez de usar huevos duros y comerlos, solemos vaciarlos antes y usarlos de decoración primaveral. Y así, si nos hemos quedado enamorados de lo bonitos que han quedado, los podemos guardar de año en año.

Como soy un poco desastre y no acabo de recuperar el ritmo de escritura en el blog, muchas veces me dejo posts a medio escribir de temas estacionales que pasada la fecha ya no tienen mucho sentido. Eso me pasó con los nidos y los huevos que hicimos el año pasado, así que con un año de retraso aquí están. Si no somos demasiado remolones espero poder enseñaros en un par de días los de este año.

. IMGP7142 (1)

A Lola y Leo les encanta pintar y teñir los huevos pero el año pasado la verdadera fiesta fue vaciarlos. Si nunca lo habéis hecho, basta hacer un agujerito arriba y abajo con una aguja o alfiler y soplar. Cuanto más grande el agujero más fácil, y si pinchas el huevo introduciendo el alfiler varias veces, se rompe la yema y sale también con más facilidad.

Aquí están los sopladores el año pasado, lo que nos reímos cuando Leo sorbió por error y dijo ¡me he comido el moco!

IMGP7129

IMGP7119 (1)

IMGP7124

Los huevos decorados los colocamos en unos nidos hechos con papel de colores. Lola hizo uno ella sola y Leo y yo compartimos el otro. Lo habíamos probado ya otro año con papel marrón, que da un aspecto de nido más natural, pero me quedo con estos otros mucho más alegres y locos.

El proceso es muy fácil, se elige un bol del tamaño deseado, se pone boca abajo y se protege con papel film, y se van colocando sobre él poco a poco papeles mojados en una mezcla de pegamento y agua o modpodge. Nosotros utilizamos la destructora de documentos para conseguir las tiras pero se pueden cortar a mano con paciencia. Podéis jugar a poner más o menos tiras, consiguiendo un enrejado mayor o menor. Una vez seco se desprende con cuidado el papel film y ya tenemos un nido estupendo.

IMGP7140 (1)

IMGP7147 (2)

Los huevos están teñidos con colorantes y algunos pintados antes con ceras blancas. Los dos que tienen un tono anaranjado más intenso están pintados con laca de uñas, según este tutorial de Hello Natural, aunque el resultado no se parezca mucho… probablemente la elección de colores no era la mejor y entremezclamos demasiado los tonos, pero es un método que sea como sea siempre queda bonito.

Y para acompañar estas fotos, os recomiendo un libro lleno de huevos y conejitos, «The Easter Egg» de Jan Brett. La historia es dulce y las ilustraciones son una auténtica delicia.

The-Easter-Egg

Aunque nuestro corazón sigue perteneciendo a la conejita de campo y los zapatos dorados de la que os hablé una vez. Lo tenemos guardado hasta que llega la primavera y ¡cómo me gusta releerlo año tras año y ver la carita de atención que ponen siempre!

March 27, 2015   1 Comment

De cine documental

Hay películas que te demuestran la grandiosidad del mundo en el que vivimos y te dejan atrapadas por la belleza de sus imágenes. Y es una gozada compartirlas con los niños y poder quedarnos todos con la boca abierta a la vez. Los últimos dos fines de semana hemos disfrutado en el sofá de casa de dos de estas películas. La primera nos acerca al increíble mundo de los insectos y la segunda nos lleva viajando hasta la Antártida para seguir la marcha de los pingüinos emperador.

Claude Nuridsany y Marie Pérennou son los directores de Microcosmos, un documental francés de 1996. Una película impresionante con un trabajo de años y años detrás. Nada menos que quince de investigación, dos de desarrollo de todo el equipo técnico que usaron para la grabación — es imposible no preguntarse una y otra vez cómo han sido capaces de capturar con esa nitidez y detalle cada escena- y terminando con sus tres años de rodaje.

microcosmos

Si a mis hijos les dices que les va poner un documental sobre insectos, es muy probable que no se muestren muy animados o incluso protesten y te pidan otra cosa, pero Microcosmos les enganchó desde el primer minuto. Nos tuvo a toda la familia hipnotizada, totalmente embobados con el vuelo de los insectos, la pasión de los caracoles, el esfuerzo del escarabajo, la destreza de la araña, cada pelo de la oruga, los estragos que causa cada gota de lluvia durante la tormenta…

microcosmos---le-peuple-de-l-herbe_255712_27701

0000217666

Ya en verano habíamos visto una película más reciente de los mismos directores «La cle des champs» («El secreto de los campos») que nos había parecido también fascinante. Centrada principalmente también en el mundo de los insectos, «La cle des champs» tiene el aliciente de descubrir el mundo increíble que se esconde en un estanque en medio del campo a través de la mirada, llena de asombro e imaginación, de dos niños. Recuerdo que a Lola le fascinó la niña y su juego con las amapolas. Cada fotograma es de una belleza apabullante.

la-cle-des-champs (2)

la-cle-des-champs (3)

la-cle-des-champs (4)

la-cle-des-champs

En ambas películas es una delicia cómo la música acompaña las imágenes y ese ir y venir, a veces auténtico baile, de los insectos.

De «El viaje del emperador» de Luc Jacquet (2005) recuerdo su estreno en los cines pero aunque tengo debilidad por los pingüinos me quedé sin verla en su día. Narra la marcha que todos los años emprenden los pingüinos emperador para aparearse y tener a sus crías en uno de los parajes más duros e inhospitos del planeta. Lola se la contaba el otro día a mi tía y le decía es ES-PEC-TA-CU-LAR, así, con mayúsculas y pausas entre sílaba y sílaba. Lo cierto es que no hay palabras para describir el esfuerzo, la dureza y la batalla que cada año emprenden estos pingüinos para poder perpetuar la especie.

pinguinos 4

pinguinos 3

Si tus pequeños son muy sensibles hay imágenes difíciles y duras. Yo sufrí un poco por Leo que con voz triste preguntaba por cada pingüino que no conseguía sobrevivir en medio del frio. Lola con sus seis años lo llevó mejor y todos nos enternecimos con el amor y la dulzura de estos animales y esos pingüinos crías que son tan bellos y tiernos. Mi hija anunció que querría tener uno en el congelador, supongo que para que no echara de menos el frio:-)

pinguinos 2

¿Conocéis algún otro documental bonito bonito que añadir a la lista? Tenemos apuntados ya «Océanos» y «Nómadas del viento».

March 16, 2015   3 Comments

«Historia de Nadas» y «La alucinante historia de Juanito Tot y Verónica Flut»

Se me está haciendo muy difícil retomar el blog. El invierno me vuelve perezosa y en esos ratos libres que escasean tan poco y en los que acostumbraba a escribir, sólo deseo tumbarme en el sofá bien tapadita y enchufarme a ver alguna serie en la tele en buena compañía.

Pero no voy a tirar la toalla todavía, y aquí vuelvo con la recomendación de dos libros que nos han enamorado en Diciembre y Enero.

Desde mediados del año pasado fuimos poco a poco empezando a compartir con Lola lecturas más largas. Ahora, el cuento de antes de dormir se ha convertido en el siguiente capítulo de una novela. Después de tanto álbum ilustrado, estos primeros libros son un territorio nuevo que empezamos emocionados. Estoy reencontrando viejas lecturas de cuando era pequeña y descubriendo otras nuevas, pero por ahora hemos encontrado pocos flechazos compartidos.

«Historia de Nadas» llegó a casa muy bien recomendado y hasta casi destripado. Cuando uno pone muchas expectativas en una lectura es fácil que decepcione, pero no fue el caso. Desde las primeras líneas nos quedamos atrapados, todos.

historia-de-nadas

Es la primera novela para niños de Andrés Barba, escritor madrileño seleccionado en el 2010 como uno de los mejores jóvenes escritores de habla hispana por la revista Granta. Nadas es un pueblo donde nunca pasa nada hasta que un día las cosas cambian y sucede algo extraordinario. Un libro que te arranca del presente y te invita a soñar. El texto fluye sencillo y bello, muy visual, casi como si estuvieras asistiendo a una película y todo está en su sitio, nada sobra. Los personajes y el pueblo son entrañables y hay ideas, como esa maqueta de enanísimos del ayuntamiento, absolutamente geniales. Es un libro que hemos disfrutado muchísimo, esperando cada día con emoción el momento de leer un nuevo capítulo y queriendo estirarlo para que nunca terminara.

Y nos gustó tanto que cuando en la biblioteca descubrimos «La alucinante historia de Juanito Tot y Verónica Flut», la segunda novela infantil de Andres Barba, la sacamos al momento. Esta la devoramos casi de una sentada. El principio, con esos dos capítulos presentando a los dos niños batidores de records, te deja ya completamente enganchado. Y ahí que vas dispuesto a descubrir un mundo fantástico, donde hay hueco para la amistad, aventuras, peligros, ternura y risas. El personaje de Klaus Wintermorgen y todo lo que le rodea me recuerda a «Charlie y la fábrica de chocolate» pero sin tanta moralina. Una lectura, como diría Juanito, alucinante.

juanito tot y veronica flut

Este autor me tenía tan fascinada que tenía que conocer su lado adulto: un verdadero descubrimiento también. «Ha dejado de llover» ha sido una lectura apasionante a pesar de resultar dura y de que a ratos duela asomarse a la soledad de sus personajes, maravillosamente construidos.

«Arriba el cielo, abajo el suelo» es la tercera novela infantil de Andrés Barba. Pero esta la vamos a reservar para regalársela a Lola por su cumpleaños. ¡Aunque todavía quedan unos meses y no se si seremos capaces de esperar!

January 27, 2015   No Comments

Feliz Navidad

Desde hace varios años, cuando llega la Navidad, mis emociones parece que viajan en una montaña rusa. Quiero recuperar esa sensación mágica de cuando era niña, creer en un mundo más bueno, mágico, donde todo se tiñe de ilusión y buena voluntad. Y sí, hay momentos felices donde lo consigo pero también hay otros en los que me creo incapaz de conectar con ese sentimiento. Este año la ausencia y la nostalgia se han hecho gigantes y me siento triste y perdida.

Y a pesar de todo este remolino de emociones, de añoranzas, de desilusiones, me gusta la Navidad. Así que no me queda otra que seguir buscándola y atraparla bien. Abrazando lo que tengo, que es mucho, y aunque sea con lágrimas abriendo la caja de los recuerdos, sacando al niño que todavía se esconde dentro de mi, rodeándome de gente querida para celebrar juntos la vida que renace en cada uno de nosotros, celebrar el calor del amor, y renovar un año más los sueños.

Feliz Navidad a todos, os invitamos a soñar con nosotros.

Lola y Leo sueñan

December 25, 2014   No Comments

Arbolitos de Navidad

Decorar la casa por Navidad es uno de mis momentos favoritos del año. Me chifla redescubrir de nuevo todos esos pequeños tesoros que sólo vemos de año en año: «Lola, esta bola la decoraste con sólo dos añitos», «este corazón lo compramos en Praga», «la ratita os la regaló la abuela Lola en un mercadillo al que fuimos todos juntos»…

Cada año las cajas van creciendo porque se van sumando nuevos adornos, especialmente caseros, de los que somos incapaces de desprendernos. Entre estos, les tenemos especial cariño a nuestros tres arbolitos de poliespán decorados que hoy os enseño. Es una manualidad muy sencilla, para la que sólo hacen falta estos conos que se pueden decorar con lo que tengamos por casa. Me gusta que el resultado siempre es muy bonito y alegre.

Este fue el primero, lo hizo Lola con tres años, usando celos, washi tape, cintas, adornos de goma eva y pegamento.

Arbol-cono navidad 002

¡Qué pequeñita era!

IMGP9873 (1)

Y hace un año repetimos con Lola de cinco y Leo de 2 y un grupo de amigos de edades entre dos y ocho años. Buscábamos una actividad navideña sencilla para una fiesta, que no manchara — esta vez sin pegamento — y que pudiera gustar por igual a todas las edades y se me ocurrió recuperar la idea de los arbolitos.

Aprovechamos que el poliespán es perfecto para pinchar y además de pegatinas, celos y washi tape, nuestra amiga Ale apareció con un surtido de lentejuelas gigantes de formas y colores variados y unas chinchetas adornadas con bolas de colores (todo de la tienda Tiger) que fueron un exitazo entre todos los niños.

Arbolitos2013

Arbolitos 2013

De esta segunda vez, recuerdo la meticulosidad de Lola intentando forrar línea a línea el árbol, cuando todos habían terminado ella seguía trabajando perseverante en su tarea, y adoro la concentración de chinchetas de Leo en la copa del árbol.

Si os animáis, en estas fechas es fácil encontrar los arbolitos de poliespán en cualquier tienda de manualidades, aunque los nuestros los compramos en Resopal, un clásico de la capital especializado en plásticos. Lola quiere repetir, así que quién sabe cuántos arbolitos saldrán de la caja el año que viene.

December 19, 2014   4 Comments

La lluvia sabe pintar

Esta es una actividad que hacemos todos los años desde que Lola era bien chiquitita. Pintamos con acuarelas o rotuladores de tinta soluble y dejamos el papel bajo la lluvia para que lo cambie a su antojo.

Cuando Lola tenía tres o cuatro años más de una vez se enfadó porque su dibujo desaparecía… quizá sea algo habitual con la edad porque Leo tampoco quiso participar este año. Recuerdo otra vez que nos despistamos unos segundos y la lluvia borró por completo nuestro dibujo.

Este otoño Lola repartió varias gotas de acuarela líquida directamente del bote sobre el papel y nos quedamos las dos con la nariz pegada al cristal observando gota a gota cómo cambiaba, disfrutando de ver aparecer nuevos colores, nuevos caminos, cada segundo un resultado diferente, decidiendo cuándo creíamos que ya era el momento de darlo por terminado.

Y así partiendo de esto:

Antes

y sólo con la ayuda de la lluvia, que sabe pintar muy muy bien, conseguimos esto:

Después

Lola opina que es magia y creo que tiene razón.

November 11, 2014   6 Comments

Calabazas

Aunque Halloween no lo celebremos demasiado, decorar la calabaza es una tradición que hemos adoptado y no nos la perdemos ningún año. ¡Qué mas da si la mitad de los años las terminamos el día 1, lo importante es divertirse!

Hace un año quedaron así. Técnica mixta para los dos, que decidieron sólo cortar la boca y pegaron adornos, botones, tapones y la pintaron un poquito. Cuando hicimos la foto ya se estaban empezando a pudrir, así que están un poco deformadas, pero en Halloween queda estupendo.

calabazas2013

calabazas2013-2

Este año Leo decidió que no la quería vaciar, creo que la vio tan bonita que le dio pena. La pintó eso sí enterita con pintura acrílica y una vez seca la decoró con rotuladores metálicos, pegatinas y chinchetas con bolitas de colores. Si no fuera porque teníamos que salir de casa creo que hubiera seguido añadiendo más y más cosas.

calabaza Leo 2014

Su calabaza contrasta con la de Lola que este año ha estado mucho más minimalista. Ella sí quiso vaciar su calabaza, tarea de la que me encargué yo principalmente con un poco de ayuda de los dos, y luego dibujó una carita feliz que yo recorté, decoró un poco la cara con rotulador y dos botones en la sonrisa y finalmente añadió un corazón y un rosal en flor a los lados porque «la calabaza está enamorada».

calabazas2014-1

calabazas2014-2

calabazas2014-3

Y a pesar de esa cara tan sonriente y llena de amor, no hemos podido tener encendida la vela… ¡porque a Leo le da miedo!

November 1, 2014   3 Comments

Minuscule

Este verano celebramos en nuestra terraza un cine de verano con una programación de cortos pensada especialmente para los peques. Hubo picoteo, muchas risas y una excitación loca. Nuestra selección gustó tanto que la voy a ir compartiendo poco a poco con vosotros. Fue una mezcla de nuestros favoritos, esos que hemos visto mil veces, compuesta por algún episodio muestra de serie y por cortos independientes. Os animo a que en comentarios me contéis lo que veis en vuestra casa, que seguro me vendrá fenomenal para preparar la programación… ¡del cine de otoño!

968full-minuscule-photo

Hoy empiezo por Minuscule. Esta delicia de serie francesa la conocimos gracias a nuestro amigo Armando. Visualmente maravillosa, integra animales, principalmente insectos, creados por animación 3D en escenarios naturales reales, mostrando a ras del suelo la vida de los insectos pero con mucho sentido del humor. Sus creadores son Thomas Szabo y Hélène Giraud y está producida por Phillipe Delarue. Dicen de esta serie que es un cruce entre el documental francés Microcosmos o uno del National Geographic y el mundo loco de Tex Avery para la Warner Bross. Una mezcla que no está nada mal.

Cada episodio dura unos seis minutos y tiene un arco de historia independiente. No hay palabras, sólo el sonido del campo entre trinos, gorjeos, zumbidos y el canto de los grillos. Es bonita, divertida y muy cómica.

A modo de muestra os dejo con uno de mis episodios favoritos, la mariquita burlona y veloz.

Hay dos temporadas, todas disponibles en YouTube. Y ante el éxito de la serie, este año se estrenó la película «Minuscule: La Vallée des Fourmis Perdues», que no hemos visto, pero tiene una pinta estupenda.

October 1, 2014   5 Comments

Cuaderno nuevo

Siempre me ha gustado estrenar cuaderno nuevo. La vuelta al cole, al trabajo, el comienzo de un proyecto no son lo mismo si no van acompañados de un cuaderno con todas sus páginas en blanco. Me pierden los cuadernos bonitos, se me van los ojos detrás de ellos, pero si encima tienen un toque hecho en casa, todavía me gustan más.

Este proyecto realmente lo hicimos hace mucho, fue el regalo de fin de curso de hace dos años para las madres de día de mi pequeño Leo. Lo retomo hoy porque es perfecto para este Septiembre que empezamos y su vuelta al cole.

Cuadernos de regalo para las mamás de día del Nido en el 2012/2013

Para personalizar nuestros cuadernos, que inicialmente tenían cubierta de tapa rígida negra, decidimos forrarlos con una tela pintada por Leo. La tela se puede pintar de mil formas, o también podéis elegir una tela bonita que tengáis por casa. Para nuestro proyecto, me acordé del cuadro que hizo Lola y que todavía decora nuestra cocina y de este vídeo que había visto hace tiempo. La idea es verter pintura muy diluida de varias colores sobre tela para conseguir que los colores se entremezclen de forma natural.

No tengo fotos del proceso pero es fácil de explicar. Basta preparar una tela de algodón sobre una superficie protegida con algún plástico. Diluir pintura acrílica en agua y luego verter por encima de la tela con alegría. Leo fue quien decidió dónde y cómo echarla. Como proponen en el vídeo se puede usar un spray con agua para ayudar a que los colores se entremezclen. A Leo le encantó esta idea pero nuestra tela estaba tan empapada que el spray no tenía ningún efecto.

Nosotros conseguimos un efecto muy especial, que no fue premeditado pero nos encantó, gracias a Lola. Ella se encargó de diluir los colores pero sin remover demasiado de forma que quedó un poco de pintura sin disolver, por eso nos aparecieron unos originales pegotones de pintura.

IMGP5913

Una vez seca la tela, se plancha y ya podemos pasar a forrar los cuadernos. De esta tarea me encargué yo directamente. No recuerdo que tutorial seguí entonces, pero éste de Caught on a Whim o éste de By Wilma os pueden servir. Utilicé pegamento en spray y unas guardas de papel estampado para tapar la tela doblada en el interior de las tapas.

Cuadernos de regalo para las mamás de día del Nido en el 2012/2013

Cuadernos de regalo para las mamás de día del Nido en el 2012/2013

Mi encuadernado distaba mucho de ser perfecto, pero en las fotos no se nota ;-)

September 14, 2014   3 Comments

Hielos de témpera

Pintar con hielos es un clásico de las actividades artísticas veraniegas en todos los blogs. Lo habíamos intentado ya pero siempre con acuarelas o colorantes. Tengo el recuerdo de Lola chiquitita saboreando los hielos de colores. Pero nunca habíamos probado con témperas y fue un exitazo. El juego sensorial es mucho mayor, imaginaros la delicia de derretir y amasar la pintura helada entre las manos, y los colores son muy intensos.

IMGP7460

IMGP7465

IMGP7479

Para preparar los hielos, llené cada cubitera prácticamente sólo con tempera y un chorrito de agua, lo removí un poco con un palillo y directo al congelador. Mi idea original era haber puesto a los hielos un palito para que fuera fácil cogerlos pero nuestro congelador estaba a rebosar así que no había opción. Prescindir de los palillos creo que les ayudó mucho a entrar en la actividad, tocando desde el primer momento.

El día que queríamos pintar, preparé un papel grande en el suelo de la terraza y repartí todos los hielos por encima. Leo no me dejó guardar ni uno. Puse también agua al lado para limpiarse las manos; después del frio de los hielos les daba mucho gustito notar lo «calentita» que estaba.

Lola y Leo exploraron las posibilidades pintando con los hielos, tirándolos para dejar la marca en el papel, derritiendo dos colores a la vez para conseguir otro color, pintando con los pies… Pero a Leo le picó algún insecto en la mano en medio de la actividad y con el disgusto quiso lavarse las manos y ya abandonó.

IMGP7486

Se quedó Lola disfrutando a tope de derretir hielo tras hielo, amasando la témpera helada, y no dejando ni un hueco sin pintura en el papel. Y fue una auténtica fiesta para mi locuela, que pintaba desnuda completamente emocionada.

IMGP7500

IMG_1032

Así que ahora tenemos otra obra de arte de gran formato adornando su cuarto. Me chifla.

IMGP7514

September 2, 2014   6 Comments